Inicio Volver

Buscador

Enfermedades de la piel

Picor (prurito)Enfermedades cutáneas superficiales Dermatitis / EczemaInflamación de la piel Enfermedades ampollaresÚlceras por presiónTrastornos de la sudación Trastornos de las glándulas sebáceas

Alteraciones capilares Infecciones bacterianas de la piel Infecciones micóticas de la pielInfecciones parasitarias de la pielInfecciones víricas de la piel Radiación solar y lesiones sobre la piel Alteraciones de la pigmentaciónTumores cutáneos benignos Enfermedades del tejido conectivoCánceres de piel
.

Nombre: Acné

Tipo: Trastornos de las glándulas sebáceas

Categoría:

Imagen:

Gráfico:

Información: ¿Qué es el acné?

Publicado por:admin on Wednesday, May 27, 2009, 9:35

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel causada por una infección bacteriana de ésta debida a cambios de las unidades pilosebáceas (estructuras de la piel consistentes en un folículo piloso y la glándula sebácea asociada).

La condición es común en la pubertad y está considerada como una respuesta anormal ante niveles normales de la hormona masculina testosterona. La respuesta de la mayoría de las personas disminuye con el tiempo y el acné tiende a desaparecer o al menos disminuye después de la pubertad; de todos modos, no hay manera de predecir cuánto tiempo tardará en desaparecer completamente y algunos individuos continuarán sufriendo acné durante décadas después. El acné afecta a un gran número de seres humanos en algún momento de su vida.

La forma más común de acné se conoce como acne vulgaris, refiriéndose al acné común. Éste se presenta como una serie de secreciones excesivas de glándulas sebáceas que, combinadas con células muertas de la piel, bloquean el folículo piloso. En ocasiones, también aparece un defecto en el proceso de queratinización de la piel, que conlleva al derrame anormal de los poros del forro cutáneo.

Bajo el poro taponado se producen secreciones de grasa que proveen un entorno perfecto para la bacteria epidérmica Propionibacterium acnes, que produce una infección en el poro que excretará pus, provocando que el acné se multiplique descontroladamente. En respuesta, la piel se inflama produciendo la lesión visible. La cara, el pecho, la espalda, los hombros y los brazos se ven especialmente afectados.

Además de las cicatrices visibles, el acné suele aparecer durante la adolescencia, justo cuando los adolescentes tienden a ser socialmente más inseguros. El acné puede llegar a ser muy molesto con dolores en los poros de la piel y también se convierte en un trauma por motivos de estética.

Se desconoce por qué algunas personas padecen acné y otras no, pero se sabe que es parcialmente hereditario.

Se conocen varios factores enlazados al acné:

* Actividad hormonal, como los ciclos menstruales en la pubertad.
* Estrés, impulsado por las descargas de las glándulas suprarrenales.
* Glándulas sebáceas hiperactivas, secundariamente a las hormonas citadas abajo.
* Acumulación de células muertas de la piel.
* Bacterias en los poros, a las cuales el cuerpo se vuelve alérgico.
* El uso de anabolizantes.
* La irritación cutánea o cualquier forma de rascarse activará la inflamación.
* Algunos medicamentos

Tradicionalmente, la atención se ha centrado en la sobreproducción de seborrea por influjo hormonal como el principal factor contribuyente. Recientemente, se ha prestado más atención al estrechamiento del canal folicular como segundo factor contribuyente. El derramamiento anormal de las células del folículo, células vinculadas anormales entre el folículo y la retención de agua en la piel (tragándose a la piel y presionando el cierre de los folículos), han sido remarcados como mecanismos importantes. Se ha llegado a asociar a varias hormonas con la sobreproducción sebácea:

* La hormona masculina testosterona
* La dihidrotestosterona (DHT)
* El sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS)
* El factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-I).

Adicionalmente, se ha demostrado que la piel propensa al acné es resistente a la insulina.

El desarrollo del acne vulgaris es común en la pubertad. En adultos es más frecuente padecer rosácea, la cual puede tener aspecto similar. El verdadero acne vulgaris en adultos de mayor edad, puede ser característico de una condición subyacente como el embarazo y trastornos tales como el síndrome de ovarios poliquísticos o el raro síndrome de Cushing.

Existen muchos conceptos erróneos y rumores sobre lo que causa y no causa la enfermedad:

* La dieta. Hasta hace poco se consideraba que en el empeoramiento del acné juega un papel importante la alimentación, en concreto ciertos alimentos como: el chocolate, las patatas fritas o el azúcar, entre otros. Sin embargo cada vez más son los hallazgos científicos que demuestran que esto no es cierto. No obstante estos alimentos son ricos en grasas, lo que favorece el aumento de las secreciones sebáceas, y por tanto podrían empeorar el acné si éste está ya desarrollado. En consecuencia, aquellas personas que ya sufren de acné se les recomiendan ciertas normas de higiene dietética, que, aunque no se considera un tratamiento como tal contra el acné, ayuda a no empeorar su evolución.

* Higiene personal deficiente. El acné no es causado por la suciedad; este malentendido probablemente procede del hecho de que el acné está asociado con las infecciones de la piel. De hecho, los bloqueos que causan el acné, ocurren profundamente, dentro el estrecho canal folicular, siendo imposible poderlos remover mediante un simple lavado. Estas erupciones se forman por las células y la seborrea creadas por el cuerpo humano. Las bacterias involucradas en el proceso son las mismas presentes en la piel. El continuo lavado de la piel no solamente no reduce sino que en ocasiones puede llegar a empeorar un acné preexistente, debido a la posibilidad de que el jabón contenga sustancias comedogénicas (Entidad conocida como acné detergicans). Cualquier cosa por encima de un lavado suave, dos o un máximo de tres veces al día, puede empeorar las lesiones existentes e incluso provocar nuevas lesiones dañando o resecando la piel.

Comedogeniaacne3 200x300 ¿Qué es el acné?

La comedogenia es la capacidad de causar o empeorar los comedones abiertos y cerrados, que son las lesiones características del acné, también denominadas vulgarmente puntos negros o barrillos, en el caso de los comedones abiertos, y espinillas. El acné es una alteración cutánea que se produce al combinarse tres factores: un incremento en la producción de sebo por la glándula sebácea; una hiperqueratosis a nivel del orificio pilosebáceo que lo obstruye, impidiendo la salida del sebo al exterior; y una proliferación de la bacteria Propionibacterium acnes a nivel de la propia glándula sebácea. Algunos productos cosméticos pueden favorecer este proceso debido a que contienen ingredientes potencialmente comedogénicos; sin embargo, la capacidad comedogénica de un producto cosmético también va a ser función de: la concentración de cada ingrediente en el producto cosmético terminado (los maquillajes contienen algunos ingredientes emolientes a concentraciones relativamente elevadas); las posibles interacciones de algunos ingredientes con otros que puedan incrementar su potencial comedogénico o la presencia de ingredientes irritantes (como puede resultarlo el propylene glycol); y el factor tiempo de permanencia del producto cosmético sobre la piel tras su aplicación (como les ocurre a los maquillajes). Por lo tanto, es algo más complejo el valorar la posible comedogenia de un producto cosmético que la simple observación de que en su formulación aparezcan o no determinados ingredientes, siendo determinante la valoración experimental de cada producto cosmético durante un periodo de tiempo suficiente. De cualquier manera, sí se ha constatado el potencial comedogénico de algunos ingredientes cuyo empleo a concentraciones relativamente elevadas no parece recomendable en cosméticos destinados a pieles con tendencia a desarrollar acné.acne4 300x190 ¿Qué es el acné?

Tratamientos

Hay muchos productos en venta para el tratamiento del acné, muchos de ellos con efectos no probados científicamente. Genéricamente hablando, los tratamientos exitosos proporcionan pequeñas mejoras entre la primera y la segunda semana y, entonces, el acné disminuye aproximadamente por unos tres meses; después de esto, la mejora comienza a allanarse. Los tratamientos que prometen resultados en dos semanas, son probablemente decepcionantes.

Una combinación de tratamientos, puede reducir enormemente la cantidad y gravedad del acné en muchos casos. Esos tratamientos, que son efectivos en su mayoría, tienden a tener un mayor potencial de efectos secundarios y necesitan un mayor grado de control y seguimiento médicos. Mucha gente consulta con especialistas para decidir qué tratamiento seguir, especialmente cuando se considera la posibilidad de combinar distintos tratamientos.

Exfoliación de la piel

La exfoliación de la piel puede hacerse o bien mecánicamente usando un paño abrasivo, con un líquido rasgador, o químicamente. Los agentes exfoliantes químicos incluyen el ácido salicílico y el ácido glicólico, los cuales animan a que se produzca desprendimiento de la capa superior de la piel, previniendo una reconstrucción de células muertas que se combinan con el pus para bloquear los poros.

Bactericidas tópicos

Se puede usar una amplia gama de productos bactericidas que contienen peróxido de benzoilo para moderar suavemente el acné. La crema o gel que contiene peróxido de benzoilo se unta una o dos veces a diario en los poros sobre la región afectada; principalmente, previene nuevas lesiones eliminando al P.acnes. Al contrario de los antibióticos, el peróxido de benzoilo tiene la ventaja de ser un fuerte oxidante y por ello no parece ofrecer resistencia. De todos modos, rutinariamente, causa sequedad, irritación local de la piel y enrojecimiento.

Un régimen sensato debe incluir el uso diario de preparaciones de peróxido de benzoilo de baja concentración (2,5%) que, combinado con hidratantes no comedogénicos, ayuda a evitar el resecado de la piel. Se debe tener precaución al usar peróxido de benzoilo porque fácilmente puede blanquear cualquier tejido o cabello con el que se ponga en contacto. Otros bactericidas que se han usado incluyen triclosán o gluconato de clorhexidina, pero éstos son menos efectivos.

Antibióticos tópicos

Antibióticos que se aplican externamente, tales como eritromicina, clindamicina, estimicina, o tetraciclina, tienen como objetivo aniquilar las bacterias que han anidado en los folículos bloqueados.

Mientras que el uso de antibióticos tópicos es igual de efectivo que el oral, este método impide posibles dolores de estómago como efecto secundario, o interacciones de droga (ej. no afectará a la píldora anticonceptiva), pero puede empeorar y extenderse en otras y mayores áreas, aparte del rostro.

Antibióticos vía oral

Los antibióticos orales usados en el tratamiento del acné incluyen eritromicina o uno de los antibióticos derivados de la tetraciclina. La tetraciclina que mejor se absorbe es la oxitetraciclina, o alguna de las que se administra en una única toma diaria, como doxiciclina, minociclina o limeciclina. A veces también se usa trimetoprima (en el Reino Unido, aunque todavía no esté indicada para ese fin). De todos modos, reducir la bacteria P. acnes no conseguirá que haga algo para reducir la secreción de grasa y el comportamiento anormal de la célula que es la causa inicial del atascamiento de los folículos. Adicionalmente, los antibióticos se están volviendo cada vez menos útiles y efectivos debido a la resistencia común de nuevas bacterias P. acnes. El acné reaparecerá bastante pronto, al final de los días que dure el tratamiento, y más tarde en caso de ser aplicaciones tópicas y semanas más tarde en el caso de tomar antibióticos orales.

En algunos otros casos los dermatólogos administran a sus pacientes Isotretinoína como Roaccutan de laboratorios Roche.

Tratamientos hormonales

En las mujeres, el acné puede ser mejorado con tratamiento hormonal. Las píldoras anticonceptivas que combinan un estrógeno con un progestágeno tienen algún efecto, pero el antagonista de la testosterona, ciproterona, en combinación con otro estrógeno conocido como Diane 35, es particularmente efectivo logrando reducir los niveles hormonales de andrógenos. Diane-35 no está disponible en Estados Unidos, pero ahora se encuentra disponible un nuevo contraceptivo oral que contiene la progestina drospirenona, con menos efectos secundarios que Diane-35, llamado Dianette. Ambos pueden usarse cuando las pruebas de sangre muestren altos niveles anormales de andrógenos, pero son efectivos incluso cuando este no es el caso. Si un grano es grande o no parece afectarle otro tratamiento, un dermatólogo puede administrar una inyección de cortisona directamente en ellos, esto usualmente reduce la irritación y la inflamación casi de inmediato. Esta acción alisa el grano haciendo que así sea más fácil cubrirlo con maquillaje e incluso hasta puede ayudar en el proceso de alivio.

Los efectos secundarios son mínimos, pero pueden incluir un blanqueado temporal de la piel alrededor del punto donde se ha puesto la inyección. Este método también acarrea un menor riesgo de cicatrización que una intervención quirúrgica.

Retinoides externos

Un grupo de medicamentos para esta técnica son los retinoides tópicos tales como la tretinoína (nombre comercial Retin-A), adapalene (nombre comercial Differin) y tazaroteno (nombre comercial Tazorac). Como la isotretinoína, éstos están relacionados con la vitamina A, pero se administran como tópicos y generalmente tienen efectos secundarios mucho más suaves. De todos modos, pueden causar una significante irritación de la piel. Los retinoides aparecen influyendo en la creación de la célula y en el ciclo de vida y muerte del forro del folículo, ayudando a prevenir la hiperqueratización de estas células que podrían crear un bloqueo. El retinol es una forma de vitamina A, que tiene un efecto similar pero con efectos secundarios más suaves y se usa en muchos mostradores de hidratantes y junto a otros productos tópicos.

Los retinoides tópicos efectivos se vienen usando desde hace 30 años, pero sólo son administrados bajo prescripción, de modo que no son tan ampliamente usados como otros tratamientos tópicos. Los retinoides tópicos a menudo causan un brote de acné de más o menos un mes que puede ser grave.

Retinoides vía oral

Esto se consigue mediante la administración por vía oral de derivados sintéticos de la vitamina A como la isotretinoína (comercializada como Accutane, Derccutane o Roaccutane) durante un periodo mínimo de 4 a 6 meses.

No se conoce el mecanismo exacto por el que actúa la isotretinoína, pero se cree que funciona primariamente reduciendo la secreción de las grasas; sin embargo, algunos estudios sugieren que también afecta a otros factores relacionados con el acné. Se ha demostrado que la isotretinoína es muy efectiva tratando acné grave y además puede mejorar, o bien limpiar, alrededor del 80% de las heridas de los pacientes, con resultados sorprendentes. El medicamento tiene efecto más duradero que los tratamientos antibacterianos y a menudo curará el acné para siempre. El tratamiento requiere supervisión médica por un dermatólogo, porque el medicamento tiene muchos efectos secundarios conocidos, los cuales pueden ser graves.

Alrededor de un 25% de pacientes pueden recaer después de un tratamiento. En esos casos, un segundo tratamiento de 4 a 6 meses más se aconseja para obtener los resultados deseados. A menudo se recomienda que se dejen pasar unos cuantos meses entre los dos tratamientos, porque la condición puede mejorar bastante luego de parar el tratamiento.

Esperar unos cuantos meses, proporciona también al cuerpo la oportunidad de recuperarse. Hay noticias de que el medicamento ha dañado el hígado de algunos pacientes. Por esta razón, se recomienda que los pacientes se hagan análisis de sangre para controlar los niveles de transaminasas y que se examinen antes y durante el tratamiento. En algunos casos, el tratamiento termina debido a los cambios en los niveles de varios agentes químicos en la sangre, los cuales pueden estar relacionados con el daño al hígado. Otros aseguran que los informes de daños permanentes al hígado no tienen fundamento y las pruebas rutinarias son consideradas innecesarias por algunos dermatólogos. También se tienen que comprobar los triglicéridos, que tienden a descontrolarse con este tratamiento hormonal, por lo que los pacientes deben someterse a dietas bajas en grasas; de todos modos, las pruebas rutinarias son muy comunes en el uso de este medicamento en muchos países. Algunos artículos de prensa informan de que la isotretinoína puede causar depresión y demencia transitoria, pero en septiembre de 2005 no había acuerdo en la bibliografía médica para afirmar este riesgo, aunque viene descrito en el prospecto del medicamento. La droga también puede causar defectos de nacimiento si las mujeres quedan embarazadas mientras lo toman o si lo toman mientras están embarazadas. Por esta razón, se les requiere a pacientes de sexo femenino el uso de dos formas distintas de control natal o voto de abstinencia mientras consuman el medicamento, además de firmar un certificado de cese de responsabilidades del médico en caso de que la paciente quede embarazada. Por esto, este tratamiento sólo es permitido bajo prescripción médica como último recurso después de tratamientos más suaves que hayan demostrado ser insuficientes.

Entre los efectos secundarios más molestos de este tratamiento está la sequedad en la piel y labios con usuales estrías dolorosas, por lo que se recomienda usar cremas hidratantes para todo el cuerpo y específicas para labios y manos, que son las zonas más afectadas por la sequedad. Incluso los pacientes que están acostumados a llevar lentillas en su vida quotidiana deben quitarse las gafas durante el tratamiento ya que el tratamiento es bastante agresivo y reseca el ojo, por lo quela lentilla podría quedar pegada y herir la córnea, existe la posibilidad de llevarlentillas con este tratamiento, añadiendo gotas cada 1 – 2 horas al ojo para que no se reseque. También, para los labios debe aplicarse un tratamiento debid a que los seca también mucho, y se receta una crema para esparcirla por los labios durante cada 2 o 3 horas para que no se resequen y den molestias.

También produce fotosensibilidad de la piel, por lo que está prohibido tomar el sol hasta más de un mes después de cesar el tratamiento, ya que además produce manchas con la toma de sol. Nótese también que los pacientes, durante los tres meses posteriores al cese de la toma de este tratamiento (el período puede variar según países), no pueden donar sangre.

Fototerapia

Durante un tiempo se ha creído que se podía conseguir una mejora a corto plazo mediante la luz solar. Sin embargo, hay estudios que demuestran que la luz solar empeora el acné a largo plazo, presuntamente debido al daño que produce la luz ultravioleta. Más recientemente, se ha empleado luz visible con resultados satisfactorios. En particular luz azul generada con bombillas fluorescentes especiales y también se usan LEDs o láser.

Se ha demostrado que usando fototerapia dos veces por semana, ha reducido el número de lesiones de acné en un 64% e incluso es más eficaz que cuando se aplica a diario. Parece que este mecanismo hace que las porfirinas producidas dentro de P. acnes generen radicales libres al irradiarse con luz azul. Particularmente, cuando se aplica bastantes días, estos radicales libres finalmente aniquilan la bacteria. Como las porfirinas no están de otro modo presentes en la piel y no se ha usado luz ultravioleta, parece ser un método seguro y se ha autorizado por la FDA de EEUU. Aparentemente el tratamiento funciona mejor si se usa con luz visible (660 nanómetros), resultando en la reducción del 76% de las lesiones, luego de un tratamiento de tres meses de exposición diaria en el 80% de los pacientes; y en general una limpieza similar o mejor que el peróxido de benzoilo. Al contrario de otros tratamientos, se experimentan pocos o ningún efecto secundario y el desarrollo de resistencia de la bacteria al tratamiento parece improbable. Después del tratamiento, la limpieza puede durar más de lo que normalmente dura con otros antibióticos orales y tratamientos.

Terapia de calor

En el 2005, Tyrell Inc. desarrolló un producto que utiliza calor a una temperatura específica para eliminar la bacteria, causando que ella misma se autodestruya. El tratamiento llamado Zeno, se usa para tratar acné suave y moderado; normalmente funciona en un día o en tres tratamientos. El producto ha ganado premios en varios espectáculos de televisión y revistas.

Fotodinámica

Adicionalmente, los estudios clínicos llevados a cabo por los dermatólogos Yoram Harth, Alan Shalita y algunos otros, produjeron evidencia de que aplicando intensamente luz azul/violeta (405-425 nanómetros) se puede disminuir el número de lesiones inflamatorias de acné en un 60-70% en una terapia de cuatro semanas, particularmente cuando P.acnes se pretrata con ácido delta-aminolevulínico (ALA), el cual aumenta la producción de porfirinas. De todos modos, esta terapia fotodinámica es controvertida y aparentemente no ha sido publicada en ningún periódico científico renombrado.

Tratamientos futuros

Durante algún tiempo se ha usado cirugía láser para reducir las cicatrices dejadas por el acné, pero ahora, se está investigando con láser para prevenir la formación de éste. El láser se usa para provocar uno de los siguientes efectos:

* Quemar el saco de folículo del cual el pelo crece.
* Quemar la glándula sebácea que produce la grasa.
* Para inducir formación de oxígeno en la bacteria, eliminándola.

Dado que las luces intensas y el láser causan daño térmico a la piel, hay preocupación de que el tratamiento de acné induzca al crecimiento de lunares o que cause sequedad de la piel por largo tiempo.

En el 2005 esta terapia sigue siendo un escenario de investigación más que un tratamiento establecido.

El acné parece tener un significante enlace hereditario; se espera que secuenciar el ADN del genoma ayude a aislar los mecanismos del cuerpo que influyen en el acné de una forma más precisa, posiblemente llegando a conseguir un tratamiento más satisfactorio. (Tomar muestras de ADN de gente con acné y de gente que no tenga y que un computador busque las estadísticas de las diferencias más notables de los genes entre los dos grupos). De todos modos, en el 2005 el secuenciado del genoma todavía no es barato y puede que tarde décadas en serlo. También es posible que la terapia de genes pueda usarse para alterar el ADN de la piel.

Otro de los futuros tratamientos es la droga SMT D002, utilizada actualmente para tratar otras enfermedades, y cuya efectividad frente al acné fue descubierta como efecto colateral. Reduce en un 90% la producción de sebo, éste último causante en su mayoría de los brotes de acné. En el año 2008, Summit Corporation estuvo trabajando en una pomada, que sería más efectiva que las píldoras. A diferencia de la isotretinoína, parece no tener efectos secundarios notables pero sí los beneficios de la misma.

Cicatrices de acné

A menudo, el acné grave deja cicatrices por donde la piel crece de una forma volcánica. Estas cicatrices son difíciles de tratar y además no es usual que consigan quitarse por completo con éxito. En esos casos puede recurrir al conocido como tratamiento de cicatrices.

Para las manchas rojas, y algunas veces posteriormente oscuras, se suele tratar mediante peeling que mediante agentes químicos se logra descamar la piel renovando las capas exteriores de la dermis y epidermis que al regenerarse lo hará de color uniforme. Un paciente con secuelas marcadas suele eliminar estas manchas casi por completo, mientras que las cicatrices no se eliminan tan exitosamente. Un método de tratamiento adecuado para este fin es la terapia con la hipertermia de contacto, que permite introducir productos cosméticos regeneradores y activar la mitosis cutánea, para eliminar las secuelas del acné.

Grados de acné

El acné se clasifica en distintos grados relacionados con la gravedad de las lesiones, fundamental para el tratamiento:

* Acné leve: las lesiones principales no son inflamatorias.
Las pápulas y las pústulas pueden aparecer, pero son pequeñas y poco numerosas, generalmente menos de 10.

* Acné moderado: existe un mayor número de pápulas, pústulas y comedones entre 10 y 40.

* Acné moderadamente grave: existen numerosas pápulas y pústulas entre 40 y 100, normalmente con lesiones nodulares infiltrantes y profundas. Las áreas de piel afectada se extienden además de la cara, al torso y espalda.

* Acné grave: a este grupo pertenece el acné noduloquístico y el acné conglobata caracterizado por muchas lesiones nodulares grandes, dolorosas y lesiones pustulosas, junto con muchas pequeñas pápulas, pústulas y comedones.

Tipos de acné

Existen numerosas clasificaciones del acné según el factor que tomemos en cuenta para realizarla. Si bien desde el punto de vista científico podría entenderse como más lógica una clasificación basada en la anatomía patológica de las lesiones, desde el punto de vista divulgativo puede ser más interesante una clasificación clínica, es decir, en función de cómo se manifiesta externamente este acné. Desde ese punto de vista podemos distinguir varios tipos:

* Acné Vulgar: Viene a ser el tipo al que nos hemos venido refiriendo hasta ahora. Se caracteriza por la presencia de comedones, pápulas, pústulas, quistes y nódulos en cara cuello parte superior del tronco y hombros. Es el típico de los adolescentes, y según la intensidad de las lesiones se habla de varios tipos.
o Acné comedón o Comedoniano: Sólo aparece la seborrea de la piel con numerosos comedones. Es la forma más leve.
o Acné papuloso: Gran cantidad de comedones muchos de ellos inflamados. No aparecen o lo hacen en pequeño número las lesiones con pus.
o Acné atrófico: En ocasiones un acné papuloso, sobre todo si es muy intenso, evoluciona dejando pequeñas oquedades y cicatrices en la piel

* Acné Conglobata: (Conglobato= pelotas o masas redondas). Se caracteriza por la presencia de numerosos comedones de gran tamaño, algunos de ellos dobles o triples, grandes abscesos con fístulas que los comunican entre sí, quistes y nódulos inflamatorios. La supuración es frecuente y en ocasiones abundante. En ocasiones se presenta asociado con otras enfermedades al parecer debido a un defecto del sistema inmunológico.

* Acné Premenstrual: Se refiere a las lesiones de acné que aparecen o empeoran durante el período previo a la menstruación en las mujeres. Se debe a las modificaciones hormonales que se producen en este período del ciclo menstrual.

* Acné Neonatorum, o acné del recién nacido. Son lesiones papulo-pustulosas que aparecen en pequeño número en la cara en las primeras 48-72 horas de vida. Al parecer relacionadas con la progesterona materna en la sangre del recién nacido.

* Acné Queloideo: Se caracteriza porque las cicatrices residuales se engrosan formando queloides. Es más frecuente en la razas negra y oriental.

* Acné Tropical: Variedad especialmente intensa de acné que se da en las regiones tropicales con clima cálido y húmedo. Se caracteriza porque afecta predominantemente espalda, nalgas y muslos, respetando la cara.

* Acné por contacto: Se debe al contacto con la piel, de forma voluntaria o involuntaria, de sustancias que favorecen la formación de comedones. Es el caso de los trabajadores de algunos sectores industriales que están en contacto con hidrocarburos clorados (cloracné), aceite de petróleo o resinas. También es el caso de la utilización de cremas, maquillajes, aceites e incluso filtros solares (acné cosmética).

* Acné Iatrogénico: Es el originado como consecuencia de los efectos secundarios de determinados fármacos (RAM). El ejemplo típico es el de los corticosteroides (acné esteroideo), pero puede ser producido por otros fármacos como los anabolizantes y androgénicos, Bromuros, Glucocorticoides, Yoduros, Isoniacida o Anticonceptivos orales.

* Acné Rosácea: Aún cuando durante mucho tiempo se ha considerado como una forma de acné, sus características clínicas y anatomo-patológicas le dan la consideración suficiente como para considerarla una entidad aparte: la Rosácea.

* Acné Quístico: Forma más grave de acné con comedones, pápulas y pústulas y, especialmente, nódulos inflamatorios, abscesos dolorosos indurados y quistes con costras ocasionales con sangre

http://medicinaactualizada.com/2009/05/¿que-es-el-acne/

http://www.rdnattural.es/enfermedades/afecciones-diversas/acne/

http://www.drspillman.com.ar/trat-dermat-acne.html

ADEFINICIÓN
Enfermedad inflamatoria de los folículos pilosebáceos
que localiza preferentemente en cara, cuello,
y parte superior de tronco. Se caracteriza por
polimorfismo lesional y afecta sobre todo a los adolescentes
y jóvenes.
ETIOPATOGENIA
Proceso de etiología multifactorial donde básicamente
existe: 1. Queratinización anor-mal en las
unidades pilosebáceas. 2. Hiperproducción sebácea
como respuesta exagerada de la glándula sebácea
a los andrógenos. 3. Proliferación de microorganismos
(aumento de propionibacterium acnes).
MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Lesiones polimorfas de localización preferente
en cara, región superior de tórax y hombros. La
lesión inicial es el comedón, a partir del cual se desarrollan
el resto de lesiones (pápulas, pústulas quistes,
nódulos y cicatrices) (Fig. 1).
Según la lesión clínica predominante podemos
clasificar el acné en: a) Acné fisiológico o preacné
con hipersecreción sebácea e hiperqueratosis folicular.
b) Acné comedogénico con comedones y
ausencia de lesiones inflamatorias. c) Acné papulopustuloso
con pápulas y pústulas superficiales. d)
Acné pustulonodular con pústulas profundas y
nódulos. e) Acné nóduloquístico con quistes,
nódulos y cicatrices. f) Formas especiales de acné:
Acné neonatal, acné excoriado, acné queloideo,
pioderma facial, acné conglobata (Fig. 2), acné
fulminans, erupciones acneiformes por medicamentos.
HISTOPATOLOGÍA
Los rasgos histopatológicos del acné dependerán
de la lesión que se biopsia. Al existir seborrea,
observaremos una hipertrofia del folículo pilosebáceo
como consecuencia del aumento de tamaño
de la glándula sebácea. En el acné comedoniano,
evidenciaremos, en un principio, una pequeña
dilatación del canal infrafundibular que se acompaña
de aumento de retención de las células córneas
e hipergranulosis subyacente. Posteriormente,
la dilatación aumenta de tamaño, se convierte
en una cavidad pseudoquística, de pared delgada
y escasas células sebáceas, que se rellena de un
material compacto queratinoso y restos detritus
bacterianos. Puede ser una cavidad abierta o cerrada,
observándose en este caso algún pelo en su
interior (Fig. 3). La ruptura de la pared del comedón
motiva una reacción de la dermis subyacente
con presencia de un infiltrado inflamatorio a base,
en un principio de neutófilos y posteriormente linfocitos,
células plasmáticas y células gigantes a
cuerpo extraño dando lugar a la pústula (Fig. 4). La
reparación cicatricial de todo el proceso hace que,
al pincipio, se observen fibroblastos y neocolágeno.
Si hay cicatrices hipertróficas y queloides motivan
engrosamiento de la dermis junto a bandas de
colágeno de gran tamaño y grosor de tonalidad
eosinófila. En el cloracné hay una hiperqueratyosis
folicular con dilatación folicular “en cuello de
botella”. Se observan grandes quistes y mínimos
focos de inflamación. En el acné “fulminans” los
comedones apenas se observan existiendo grandes
lesiones inflamatorias con necrosis folicular y de la
epidermis suprayacente.

http://www.e-dermatosis.com/pdf-zip/Derma003.pdf

Acne

El acné es una enfermedad inflamatoria de la unidad pilosebácea. Es una de las patologías dermatológicas más frecuentes, ya que afecta casi al 80% de los adolescentes entre los 13 y los 18 años. Representa el 25% de las consultas al dermatólogo y posiblemente este número sea aún mayor en la consulta del pediatra y médico de cabecera. Puede durar muchos años, dejar cicatrices persistentes y provocar efectos adversos importantes en el desarrollo psicológico del adolescente que la sufre. Su etiología es multifactorial y actualmente existen tratamientos muy efectivos para controlar cada uno de los factores patogénicos implicados.

El conocimiento correcto de las bases fisiopatológicas del acné permite efectuar una aproximación terapéutica adecuada que a menudo es definitiva en casos leves o moderados, y permite ayudar de forma correcta los más graves. En este momento, entrados en el siglo XXI resulta inaceptable que un adolescente tenga que oír: “El acné es cosa de la edad, ¡ya se te pasará!”.
Patogenia

Se puede definir al acné como a una enfermedad inflamatoria de etiología multifactorial que afecta la unidad pilosebácea con la intervención del Propionibacterium acnes. Su patogenia aún no queda del todo definida, pero el conocimiento de los distintos factores que intervienen en la misma ha permitido desarrollar nuevas medidas terapéuticas específicas.
Factores patogénicos

En la patogenia del acné es menester considerar cuatro factores básicos:
1. Aumento de la secreción sebácea.
2. Hiperqueratosis ductal con obstrucción del folículo pilosebáceo.
3. Colonización bacteriana por P. acnes.
4. Inflamación secundaria.

La lesión inicial, el microcomedón, es el resultado de la obstrucción de los folículos sebáceos por un exceso de sebo junto con células epiteliales descamadas procedentes de la pared folicular (hiperqueratosis ductal). Estos dos factores causan lesiones no inflamatorias como los comedones abiertos (puntos negros o barrillos) y los microquistes o comedones cerrados. Una bacteria anaerobia, el P. acnes, prolifera con facilidad en este ambiente y provoca la aparición de mediadores de la inflamación.

Lo primero es que hay un aumento de androgenos (elevados o normales), esto provoca una respuesta exagerada del foliculo pilocebaceo, esto puede dar lugar a dos cosas:

1.Secrecion de Sebo, cuando hay secrecion de sebo se puede producir, Obstrucción del ducto del folículo, Acumulación de sebo con dilatación (lesiones no inflamatorias). Puede haber colinizacion por: Propionibacterium acnes, esto as su vez dara lugar a la activación de los mediadores de la inflamación y acumulación de linfocitos y polimorfonucleares (lesiones inflamatorias).

2.Descamacion del epitelio folicular y la Hiperqueratosis ductal esto se continua por, obstrucción del ducto del folículo, acumulación de sebo con dilatación, (lesiones no inflamatorias), luego la colonización por Propionibacterium acnes, para que ocurra la activación de los mediadores de la inflamación, acumulación de linfocitos y PMN (lesiones inflamatorias).
Otros factores patogénicos y algunos mitos

Existen algunas evidencias que confirman una cierta predisposición genética en la aparición del acné. Existen también factores raciales ya que, por ejemplo, la raza negra tiene más tendencia a padecerlo. Factores fisiológicos como el ciclo menstrual y el embarazo pueden así mismo influir en su aparición. La impresión popular que algunos alimentos pueden provocar lesiones de acné no ha podido ser nunca demostrada científicamente: ni el chocolate, ni los frutos secos, ni los embutidos, así como tampoco el contenido calórico de la dieta, el yodo o el flúor se han demostrado importantes en la patogenia del acné. El clima resulta también un factor controvertido: si bien la mayoría de los pacientes mejoran durante el verano, otros pueden empeorar para padecer el llamado acné solaris o aestivalis. El estrés juega también un papel importante, y el uso de cosméticos que no sean elaborados como“libres de grasa”, pueden hacer persistir el acné en pacientes post adolescentes y hacer fracasar cualquier aproximación terapéutica en la que no se tenga en cuenta este factor. En el acné iatrogénico, los corticoides (Fig. 1), algunos antidepresivos tricíclicos, fenilhidantoínas y litio, así como los derivados de la vitamina B, pueden estar implicados.
Bases para tomar decisiones terapéuticas

La exploración de un paciente con acné es básica a la hora de establecer el tratamiento adecuado. Existen cuatro puntos a no olvidar:

1. Tipo de lesión: de predominio inflamatorio o no inflamatorio.
2. Gravedad del cuadro: intensidad-estadio de las lesiones.
3. Extensión: afectación de cara, pecho y/o espalda.
4. Factores asociados.
Tipo de lesión

Resulta fundamental diferenciar las lesiones inflamatorias de las no inflamatorias, así como también definir la lesión predominante.
Lesiones no inflamatorias

Entre las lesiones no inflamatorias, los comedones cerrados o microquistes son el elemento más característico, y lo que define al acné. (Fig. 2) Por el contrario, los comedones abiertos o barrillos no se encuentran siempre ni acostumbran a presentar cambios inflamatorios. Su aspecto es debido a la compactación de células foliculares en el ducto y a la oxidación del sebo y la melanina, no a la suciedad. Es bueno recordar que el diagnóstico diferencial entre el acné auténtico o verdadero y las llamadas reacciones acneiformes se establece porque estas últimas suelen ser monomorfas y no presentan barrillos.
Lesiones inflamatorias

Las lesiones inflamatorias incluyen, pápulas, pústulas, (Fig. 3) nódulos, quistes (Fig. 4) y posteriormente cicatrices. Estas últimas no siempre van ligadas a una manipulación impulsiva de las lesiones ni tampoco a la gravedad del acné.
Estadios de las lesiones

Para valorar el estadio inicial del acné y la posterior evolución del tratamiento instaurado, es muy importante señalar en la historia clínica la gravedad del cuadro estableciendo en cuál de los cinco grados de estadio se encuentran las lesiones, que, de un modo más práctico, se puede simplificar a tres: formas leves, moderadas y graves.
Localización y extensión de las lesiones

Casi todos los acnéicos presentan lesiones en la cara, y aproximadamente la mitad las presentan en la espalda y pecho. Solo un 1% de ellos tiene lesiones severas en tronco sin afectación facial.
Tipos de lesiones en el acné

Lesiones no inflamatorias
* comedones cerrados (microquistes)
* comedones abiertos (puntos negros
o barrillos)
Lesiones inflamatorias superficiales
* pápulas
* pústulas
Lesiones inflamatorias profundas
* nódulos
* quistes
* máculas
Lesiones residuales
* Hiperpigmentación
* Cicatrices
Estadios de las lesiones del acné

Grado 0: pre-acné
Grado 1: comedones y pápulas
(acné comedónico)
Grado 2: pápulas y pústulas superficiales
Grado 3: pústulas profundas y nódulos
Grado 4: nódulos y quistes
(acné nódulo-quístico)
Posibilidades terapéuticas

Analizaremos los distintos tipos de tratamientos tópicos y sistémicos utilizados según su acción sobre uno o más de los factores patogénicos de la enfermedad. Tratamientos dirigidos a reducir la descamación de las células epiteliales ductales

Existen distintas posibilidades:

- Tretinoína tópica e isotretionína tópica: son derivados del ácido retinoico (ácido trans-retinoico y 13-cis-retinoico, respectivamente). Disminuyen la descamación y por tanto también el número de comedones y microcomedones. Existen cremas y geles de tretinoína a distintas concentraciones (0’01, 0’025 y 0’05%). Si se empieza a usarlo a concentraciones inferiores, se consigue que el adolescente no abandone este tratamiento por el efecto irritante (beneficioso, pero molesto) que las concentraciones elevadas, usadas de entrada, producirían. Es eficaz para lesiones no inflamatorias, y en general no es necesario asociarlo a antibióticos tópicos. No mancha la ropa y es discretamente fotosensibilizante.

- Ácido salicílico: en formulación hidroalcohólica del 0’5 al 2%. Es menos efectivo que los anteriores.

- Nuevos tratamientos: adapaleno (gel al 0’1%, similar a la tretinoína tópica, aunque menos irritante) y tazaroteno (nuevo fármaco escasamente superior a la tretinoína).
Tratamientos dirigidos a evitar la proliferación del P. acnes

P. acnes es sensible a muchos antibióticos in vivo, pero no todos pueden llegar a concentración suficiente en el ambiente rico en lípidos del folículo sebáceo.
Posibilidades terapéuticas según el factor patogénico del acné a tratar

Factor a tratar
Hiperqueratosis ductal
Tratamiento tópico
Tretinoina Isotretinoina
Ácido salicílico
Adapaleno
Tazaroteno
Antibióticos (efecto indirecto)
Tratamiento sistémico
Isotretinoina

Factor a tratar
Proliferación de P. acnes
Tratamiento tópico
Peróxido de benzoilo
Eritromicina
Clindamicina
Ácido azelaico
Tratamiento sistémico
Doxiciclina (100 mg/d)
Minociclina (100 mg/d)
Trimetroprim (160 mg/12h)
Eritromicina (500 mg/12h)
Tetraciclina (500mg/12h)

Factor a tratar
Exceso de producción sebácea
Tratamiento sistémico
Isotretinoina
Estrógenos
Antiandrógenos

Factor a tratar
Inflamación grave
Tratamiento tópico
Metronidazol
Tratamiento sistémico
Isotretinoina
Corticoides

- Peróxido de benzoilo: disponible en tres concentraciones (2’5, 5 y 10%). Antiguo pero muy eficaz para el tratamiento tópico de las lesiones inflamatorias, sobretodo si se asocia a un antibiótico tópico como la eritromicina. Puede irritar la piel si se usa de modo inadecuado y decolorea intensamente por contacto la ropa oscura de vestir o de cama.

- Clindamicina tópica, eritromicina tópica o ácido azelaico parecen poseer una eficacia parecida contra el P. acnes, pero menor que la del peróxido de benzoilo.

- Tratamientos antibióticos sistémicos con doxiciclina, minociclina o trimetoprim-sulfametoxazol, los tres son más liposolubles que la eritromicina o la tetraciclina. La dosis (cotrimoxazol) diaria de minociclina o doxiciclina es de 100 mg al día. El tratamiento deberá mantenerse hasta que no aparezcan nuevas lesiones inflamatorias (aproximadamente 4-8 semanas).
Tratamientos dirigidos a reducir la producción de sebo

- Isotretinoína oral (ácido 13-cis-retinoico): Es un metabolito de la vitamina A capaz de disminuir la producción sebácea de tal manera que, incluso en formas severas de acné de adolescentes, consigue alcanzar remisiones que pueden alcanzar los 2 o 3 años. El tratamiento dura entre 4 o 5 meses a dosis de 0’5 a 1 mg/kg/día por vía oral hasta dosis totales acumuladas de unos 100-120 mg/kg. Resulta el tratamiento de elección cuando existe riesgo de cicatrices, pero tanto la prescripción como el control deberá realizarlo un dermatólogo experimentado.
Cuándo y cómo debe tratarse un acné

El tratamiento debe realizarse a partir del momento en que el familiar o el paciente consulten, sin necesidad de esperar la aparición de lesiones graves. Cada tipo de lesión tiene un tratamiento específico y es menester saber escoger según la clínica el más adecuado en base al tipo de lesión predominante. El tratamiento habitual se dirige a reducir la inflamación y evitar la proliferación del P. acnes. Todos los tratamientos tópicos deben aplicarse sobre la zona afecta y no sobre cada una de las lesiones individuales. Al iniciar los tratamientos es posible queaparezca una dermatitis irritativa con enrojecimiento y descamación de la piel que pueden llegar a ser molestos. Es imprescindible explicar bien los efectos secundarios del tratamiento, y hay que empezar por concentraciones bajas y espaciar las primeras aplicaciones.
Conceptos esenciales sobre cúando y cómo tratar un acné

Tratar desde el inicio, cuando consulten
Adecuar el tratamiento a la lesión: tipo predominante, extensión y gravedad
Efectuar siempre tratamientos completos y prolongados
Explicar bien la posibilidad de nuevos futuros brotes, por lo que el tratamiento tópico debe ser mantenido durante años, aunque pueda ser suspendido durante los meses en que se tome el sol.
Dar importancia a lo que se receta
No esperar respuesta antes de 2 meses
Mínimo dos fármacos, muchas veces tres. ¡ Nunca monoterapia !
Exigir controles periódicos y revisar el cumplimiento del tratamiento

Tratamiento dependiendo del tipo de la lesión y la gravedad
Acné comedogénico no inflamatorio

Un acné con barrillos en frente y en área paranasal, típico del inicio de la pubertad, puede ser tratado con tretinoína tópica una vez al día. El ácido salicílico, el adapaleno y el ácido azelaico, así como el ácido glicólico, resultan opciones menos eficaces. El tratamiento deberá mantenerse durante meses. Puede resultar aconsejable asociar un antibiótico tópico para evitar la aparición de lesiones pustulosas.
Acné inflamatorio leve

Acné caracterizado por pápulas y pústulas con menos comedones y sólo en la cara. Se puede iniciar solo con un antibiótico tópico (eritromicina) asociado a peróxido de benzoilo.
Acné inflamatorio moderado

Si existen más lesiones pustulosas y comedones se pueden combinar la tretinoína (predominio de comedones) o el peróxido de benzoilo (mayoría de lesiones pustulosas) con un antibiótico tópico y /o sistémico dependiendo de la severidad de las pústulas y de la afectación o no del tronco.
Algunas opciones de tratamiento según tipo y gravedad de las lesiones

Acné comedogénico, no inflamatorio
Tretinoina o isotretinoina tópicas /
antibiótico tópico

Acné inflamatorio superficial leve
Antibiótico tópico y peróxido de benzoilo

Acné inflamatorio moderado
Derivado retinoico con un antibiótico tópico
y/o oral
Siempre que predominen las pústulas, o si
hay afectación de pecho y/o espalda:
derivado retinoico tópico o P. de benzoilo
con un antibiótico oral

Acné inflamatorio grave
Isotretinoina oral (derivar al dermatólogo)
Acné inflamatorio grave

Implica la aparición de nódulos o quistes (infrecuente antes de los 13 años) con inflamación importante (Fig. 4). Es aconsejable que un dermatólogo valore la necesidad de iniciar un tratamiento con isotretinoína oral y practicar el necesario seguimiento posterior.

Como conclusión final, cabe recordar que el acné es una enfermedad frecuente y a menudo grave para el que la sufre. Dispone de un tratamiento muy efectivo que debe iniciarse en el momento en que el paciente consulta y que el riesgo de dejar cicatrices en los acnés moderados y graves es elevado y evitable con un buen tratamiento. Cuando en un acné bien valorado y bien tratado no se obtenga la respuesta esperada, es menester derivar el paciente al dermatólogo.

http://articulosdemedicina.com/acne/

http://www.kuartadimension.com/salud/tratamientos-naturales/causas-tipos-de-acne/

http://www.zonamedica.com.ar/enfermedades/explorar/4/Acne

http://www.geosalud.com/dermatolog%EDa/acne.htm

http://sibdi.ucr.ac.cr/CIMED/cimed10.pdf

Fármacos indicados:

Dexpantenol
Tazaroteno
Tetraciclina
Ácido fusídico
Neomicina
Bacitracina
Gentamicina
Oxitetraciclina
Clortetraciclina
Clorhexidina
Triclosán
Hexamidina
Nitrofural
Peróxido de benzoílo
Ácido azelaico
Clindamicina
Eritromicina
Tretinoína
Isotretinoína tópica
Isotretinoína
Adapaleno
Azufre-Resorcinol
Nicotinamida
Jabón de Azufre
Ácido Salicílico Tópico
Dermoabrasión

Vídeo:

Visitas: 12303

Galería:

1 #39
2012-10-09 15:53:52

Roberto

Médicos proponen usar cepas de virus para combatir bacterias del acné

Médicos de la Universidad de California explican que ahora se sabe que la principal causa del acné son las bacterias, aunque reconocen que las hormonas sexuales, el aceite facial y el sistema inmunológico juegan cierto papel

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
Mar, 25 Sep 2012 07:42 0000

Científicos de la Universidad de California (UCLA) y la Universidad de Pittsburg proponen usar cepas de virus que son potencialmente activas, para combatir las baterías que causan las espinillas del acné.

Según señala el estudio, se trata de virus inofensivos para la piel y éste “naturalmente se alimenta de la bacteria que causa las espinillas”, informa UCLA.

Los médicos destacan que esta podría ser una “herramienta prometedora contra las cicatrices físicas y emocionales del acné".

"El acné afecta a millones de personas, ahora tenemos algunos tratamientos que son seguros y efectivos", dijo el investigador principal, el Dr. Robert Modlin, jefe de dermatología y profesor en la Escuela David Geffen de Medicina en UCLA.

El acné se produce cuando la bacteria propionibacterium acnes prospera en los poros. Se descubrió que esta desaparece ante la acción del virus P. acnes fagos. Ahora los científicos proponen combatirlo con esta familia de virus que se encuentra en la piel y que sería inofensiva para el ser humano.

"Sabemos que las hormonas sexuales, el aceite facial y el sistema inmunológico juegan un papel en la causa del acné, sin embargo, una gran cantidad de investigación indica que las bacterias P. acnes son un disparador importante”, explicó la investigadora y autora del estudio, Laura Marinelli, del laboratorio de UCLA de Modlin.

La doctora explicó que a veces, se pone en marcha una respuesta inflamatoria en la piel, que también contribuye al desarrollo de este acné.

El grupo de investigadores estudió los genomas de las bacterias del acné en pacientes voluntarios y los resultados indicaron que los virus están programados para atacar y matar a estas bacterias específicas. Ellos concluyen que los virus P. acnes fagos, atacarán solamente a estas bacterias, P. acnes y no a otras como las E. coli.

"Este rasgo sugiere que (los virus se) ofrecen como un gran potencial para el uso terapéutico específico”, destaca la doctora Martinelli.

La razón por la que los los virus atacan solo a las bacterias del acné se desconoce, sin embargo los científicos de UCLA creen que las personas con piel más sana, tienen más concentración de estos virus que se encargan de eliminar a las bacterias dañinas, o que en otros casos, la insuficiente capacidad de estos virus para controlar estas bacterias desencadena el acné.

Según el informe de UCLA, el acné está afectando al 98% de la población norteamericana. Para detener esta enfermedad, los médicos han usado alternativas como benzonil peroxide, antibióticos y accutane, para erradicarlo o evitar que se expanda.

Respecto al antibiótico tetraciclina, usado en estos casos, los médicos de UCLA reportan que la bacteria está desarrollando resistencia, mientras que la droga accutane, tiene riesgos para la personas por lo que su uso es limitado, informa la doctora Jenny Kim, coautora del estudio y directora de la clínica de Rosacea y Estética de UCLA.

“El acné puede dramáticamente desfigurar a las personas, y socavar su autoestima, especialmente en los jóvenes. Nosotros podemos cambiar la vida de los pacientes con el tratamiento. Es hora de identificar una nueva manera de tratar con seguridad esta enfermedad común", agrega Jenny Kim.

"Nuestros resultados proporcionan información valiosa sobre el acné y la bacteria que lo causa", sostiene Hatfull Graham, profesor ciencias biológicas en la Universidad de Pittsburgh e investigador del Instituto Médico Howard Hughes.

En los futuros estudios, el equipo señala que planea identificar la proteína del virus que actúa contra las bacterias y ver si es tan eficaz como el virus completo.

http://www.lagranepoca.com/25697-medicos-proponen-usar-cepas-virus-para-combatir-bacterias-del-acne

1

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 1 de un total de 1

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 
Fármacos de uso dermatológico

Antifúngicos dermatológicosEmolientes y protectoresPreparados para heridas y úlcerasAntipruriginososAntipsoriásicosAntibióticos y quimioterápicos

CorticoesteroidesAntisépticos y desinfectantesApósitos con medicamentosPreparados antiacnéAntitranspirantesAntialopécicosAntiverrugas y CallicidasOtros preparados dermatológicos

Otros Tratamientos dermatológicos

CosméticaCirugía


Últimos Comentarios

togo

Ácido Salicílico / Ácido Láctico

Me aplique sobre la piel sana y me arde muchisimo, esta sumamente sensible el dedo, inflamado y...

Natalia

Metilrosanilinio cloruro (Violeta de Gen

¿Donde es su venta en...

jose manuel

Forúnculo

-hola mi pregunta es la siguiente que farmaco sea en pomada sobres ect es el mejor para una herida...

nathaly

Ácido Salicílico / Ácido Láctico

Si Aplique El Producto en Piel Sana Y No Lo Quite Imediatamente cuales son la concecuencias me...

Juansito

Miconazol

Hola, donde puedo comprar el...

Dermas más visitados

Tratamientos más visitados

Dermas.info