Inicio Volver

Buscador

Enfermedades de la piel

Picor (prurito)Enfermedades cutáneas superficiales Dermatitis / EczemaInflamación de la piel Enfermedades ampollaresÚlceras por presiónTrastornos de la sudación Trastornos de las glándulas sebáceas

Alteraciones capilares Infecciones bacterianas de la piel Infecciones micóticas de la pielInfecciones parasitarias de la pielInfecciones víricas de la piel Radiación solar y lesiones sobre la piel Alteraciones de la pigmentaciónTumores cutáneos benignos Enfermedades del tejido conectivoCánceres de piel
.

Nombre: Erisipela

Tipo: Infecciones bacterianas de la piel

Categoría:

Imagen:

Gráfico:

Información: TITULO : "Erisipela. Diagnóstico y Tratamiento."

AUTOR : Bonnetblanc JM , Bédane C

CITA : American Journal of Clinical Dermatology 4(3):157-163, 2003

REVISTA : [Erysipelas. Recognition and Management]

MICRO : La erisipela es una variedad clínica característica de celulitis, probablemente de origen sólo estreptocócico. La penicilina G es el tratamiento estándar y es necesario investigar más la terapéutica de las recurrencias.



RESUMEN

Introducción

La erisipela es una infección bacteriana aguda de la dermis y la hipodermis causada principalmente por estreptococos. Actualmente no existen pruebas de que otras bacterias puedan causar la erisipela típica. El papel de las toxinas estreptocócicas es probablemente de importancia en la patogenia de la enfermedad. Durante 20 años se observó en muchos países un recrudecimiento epidémico, pero los datos se basan principalmente en las series de los hospitales, y están por lo tanto sujetos a errores de sesgo. En el departamento donde se llevó a cabo este estudio, los investigadores notaron un aumento del número de casos: de 5 pacientes diagnosticados en 1978 a 40 en 1990. No existen problemas de resistencia y la penicilina es el tratamiento estándar.

A pesar de que el diagnóstico clínico de erisipela es fácil en su forma típica, en algunos pacientes en quienes la enfermedad es más profunda, éste se dificulta por la apariencia clínica y la posibilidad de que esté involucrada otra bacteria. En Francia, en el año 2000, se llevó a cabo una conferencia de consenso que cubrió todos los aspectos de la enfermedad, y en este artículo se discute parte de la información de esa conferencia.

Definición

La erisipela se define como un tipo clínico de celulitis, principalmente de la dermis y en menor grado de la hipodermis.

En Francia los dermatólogos ya no usan el término celulitis porque no es lo suficientemente preciso en la descripción de la localización y definición de este grupo de enfermedades. No corresponde a un tejido anatómico o histopatológico. Más aun, otras formas no bacterianas de inflamación de la piel se describen dentro del término celulitis. Actualmente usan el término de dermohipodermitis bacteriana. Cuanto más dérmica es la localización de la erisipela, más definidos son los límites del eritema y el edema. En algunos pacientes la localización es más profunda en la hipodermis, lo que hace que tenga límites más indefinidos, con una coloración rosada. En estos sujetos, es frecuente un origen estreptocócico, pero no es la única posibilidad, y puede haber bacterias asociadas.

Anatomía Patológica

En la fase aguda, se observa un denso infiltrado inflamatorio dérmico compuesto por neutrófilos, menos intenso en la hipodermis. Puede asociarse con pústulas, abscesos o necrosis focal. El edema dérmico, rico en fibrina, es importante y puede contribuir al desarrollo de bullas subepidérmicas. Los linfáticos dilatados contienen neutrófilos y macrófagos. También se observan neutrófilos en las paredes venulares y puede ocurrir trombosis.

Fisiopatología

La erisipela es una infección bacteriana y la mayoría de los investigadores consideran que la causa principal son los estreptococos. Se encuentran 3 clases de estreptococos: Streptococcus pyogenes en 58% a 67% de los casos, S. agalactiae en 3% a 9%, y S. dysgalactiae sp. equisimilis en 14% a 25%. En algunos pacientes se pueden encontrar otras bacterias asociadas o no a estreptococos, como Staphilococcus aureus en 10% a 17%, y Pseudomonas aeruginosay enterobacterias en 5% a 50%.

Existen argumentos indirectos que indican el papel único de estreptococos en la erisipela. El número de bacterias estreptocócicas es pequeño en la erisipela y los métodos que usan antígenos estreptocócicos han aumentado el porcentaje de casos de erisipela estreptococo-positiva. La colonización bacteriana de la piel es frecuente y esto explica la presencia de estafilococos y Pseudomonas sp. en las áreas intertriginosas. No se encontraron hemocultivos positivos para estafilococos en las erisipelas. Finalmente, la penicilina G, a la cual normalmente son resistentes los estafilococos, se usa regularmente con éxito en el tratamiento de la erisipela y sus recurrencias.

Los estreptococos tienen muchos factores protectores y de virulencia, lo que puede explicar los síntomas clínicos de la enfermedad. La proteína M y la cápsula retardan la fagocitosis y facilitan la invasión tisular. La proteína M y los ácidos teicoicos aumentan la adhesividad celular. La difusión de enzimas y exotoxinas contribuye a la inflamación local. Las exotoxinas SpeB y SpeC son las más frecuentemente halladas en la erisipela, en tanto que la SpeA (responsable del síndrome de shock tóxico) sólo se observa muy rara vez. Estos superantígenos estreptocócicos también contribuyen a la inflamación y muerte celular.

Diagnóstico clínico

En el 90% de los casos la erisipela se localiza en las piernas. Otros sitios involucrados son los brazos, la cara y los muslos (pacientes con cirugía de cadera). La entidad se caracteriza por la presentación súbita, con fiebre unas horas antes de la aparición de los signos cutáneos, que generalmente es más alta en pacientes con celulitis y fascitis. Puede estar sin embargo ausente en 15% de los pacientes. El eritema se extiende gradualmente por la pierna, y se acompaña de edema y dolor. La placa es bien delimitada y se extiende unos 5 a 25 cm por día, sin involución central. La puerta de entrada es generalmente a través del pie de atleta. Este se encuentra con más frecuencia en pacientes con erisipela que en la población general. Otras puertas de entrada incluyen úlceras, dermatitis por éstasis venosa y úlceras superficiales.

Los síntomas generales asociados a eritema creciente por lo común son diagnósticos. Puede observarse linfadenopatía regional, así como linfangitis. Al momento del diagnóstico es importante tener en cuenta marcadores clínicos de gravedad, que pueden indicar la necesidad de internación. Estos incluyen síntomas y signos generales como fiebre alta y confusión mental, taquipnea, taquicardia, oliguria e hipotensión. también manifestaciones locales de severidad como dolor local intenso, gran edema, ampollas hemorrágicas, necrosis focal, livedo reticularis y crepitación. Finalmente, también son motivo de internación la existencia de comorbilidades como diabetes mellitus y obesidad.

La rápida respuesta favorable a los antibióticos apoya el diagnóstico. En 24 a 72 horas desaparece la fiebre, y el dolor se reduce al igual que los signos cutáneos. Si esto no es así, se debe analizar la posibilidad de complicaciones o tener en cuenta los marcadores de gravedad clínica citados más arriba.

Los factores de riesgo son numerosos. Influyen las condiciones locales (pie de atleta, úlceras de pierna) así como las enfermedades asociadas (linfedema, diabetes, alcoholismo) o las condiciones de vida. En el único estudio de casos y controles realizado se vio que el linfedema y la puerta de entrada son los principales factores de riesgo para erisipela.

En pacientes con dermohipodermitis atípica es necesario considerar otros diagnósticos, al igual que cuando la enfermedad no resuelve luego de 48 a 72 horas de tratamiento.

Los diagnósticos más serios son dermohipodermitis necrotizante y fascitis. Ambas entidades ponen en riesgo la vida del paciente y requieren tratamiento quirúrgico.

Se describió erisipela necrotizante en pacientes con insuficiencia arterial. En ellos, la erisipela descompensa la enfermedad arterial y ocurre necrosis. Se observa especialmente en ancianos y diabéticos.

Biología

En la forma clásica no se requieren exámenes complementarios para el diagnóstico. Los análisis mostrarán una enfermedad infecciosa bacteriana con neutrofilia y niveles elevados de proteína C reactiva. Las pruebas de laboratorio para estreptococos tienen varios niveles de sensibilidad. Es imperioso realizar el examen bacteriológico de la puerta de entrada, pero es positivo en menos del 40% de los pacientes. Los resultados de los estudios serológicos demoran mucho como para ser útiles. Los hemocultivos están indicados en los pacientes con escalofríos o fiebre elevada, o con signos tóxicos.

Complicaciones

Algunos signos asociados no deben ser considerados complicaciones si están localizados y resuelven con el tratamiento. En ocasiones se observan bullas a consecuencia del edema, así como púrpura en el centro de la placa.

Los abscesos localizados no son infrecuentes, y deben sospecharse cuando la fiebre no responde a los antibióticos. Se puede palpar una zona blanda y dolorosa. La punción de la lesión resultará en la emisión de pus, a menudo estéril.

La septicemia y la bacteriemia son raras. Los cultivos de sangre son positivos en menos del 5% de los pacientes. En 1% a 5% ocurre tromboflebitis venosa profunda.

La recurrencia es relativamente elevada, se produce en un 10% de los pacientes luego de 6 meses del primer episodio y en un 30% a los 3 años. No siempre aparece en el mismo lugar. Los factores de riesgo de recurrencia son las úlceras en las piernas, pie de atleta, y traumas cutáneos. La erisipela recurrente es en su mayoría debida a la falta de tratamiento de los factores locales.

Tratamiento

En la erisipela de la pierna y en la celulitis, la primera medida de tratamiento es reposo por varios días con la pierna elevada. Esto reduce el edema y el dolor, y es importante para combatir la fiebre. Una vez que el paciente puede deambular, las medias elásticas permiten mejor contención y reducen la recurrencia del edema y el riesgo de linfedema.

La penicilina G continúa siendo el tratamiento estándar en las erisipelas no complicadas y es activa en 80% de estos casos. La dosis diaria inicial varía, de acuerdo con los estudios, de 10 a 20 MU en 4 a 6 infusiones. En la mayoría de los estudios se continúa la terapia endovenosa con penicilina oral por 2 a 3 días, en tres dosis diarias de 3 a 6 MU, tan pronto como la fiebre desaparezca. También se puede utilizar amoxicilina, 3 a 4.5 g/día. El tratamiento debe ser continuado por 10 a 20 días.

Otros antibacterianos utilizados para la erisipela son los macrólidos (eritromicina, roxitromicina y azitromicina), nuevas cefalosporinas (cefalexina, cefadroxilo y cefotaxima) y fluoroquinolonas (ciprofloxacina), con actividad equivalente a la de la penicilina. La indicación del uso de estas drogas es principalmente la celulitis complicada. En Francia, el agente de segunda elección en caso de alergia a la penicilina es la pristinamicina (un macrólido).

Se debatió por mucho tiempo el uso de anticoagulantes durante el período inicial del tratamiento. Actualmente, considerando la baja prevalencia de trombosis venosa profunda, sólo se indica heparina subcutánea a los pacientes con antecedente de trombosis venosa o embolia pulmonar, con venas varicosas, o en pacientes obesos que no pueden deambular.

Normalmente se requiere tratamiento de la puerta de entrada. La mayoría de los antimicóticos tópicos utilizados para tratar el pie de atleta tienen cierta actividad antiestreptocócica, pero no han sido evaluados en la prevención o recurrencia de la erisipela. Deben utilizarse asociados con una buena higiene. Los antibióticos sistémicos son suficientes en pacientes con úlceras en la pierna por S. pyogenes. Es importante que el paciente entienda la importancia del tratamiento tópico en la prevención de las recurrencias.

El tratamiento de la erisipela recurrente no ha sido bien estudiado. El uso de penicilina V y eritromicina resultó en una reducción significativa de las recurrencias.

http://www.bago.com/BagoArg/Biblio/derma71web.htm

http://www.iqb.es/dermatologia/atlas/erisipela.htm

http://www.elsevier.es/sites/default/files/elsevier/pdf/65/65v203n08a13049443pdf001.pdf

Introducción

Los cuadros de celulitis y erisipela representan una causa importante de morbilidad, hospitalización y en ocasiones, de mortalidad en la población general. Así como los cuadros de erisipela tienen una manifestación clínica, alteraciones patológicas y una etiología característica, los cuadros de celulitis tienen un mayor espectro etiológico y clínico e imponen mayores dificultades en el diagnóstico y tratamiento. No obstante, para ninguna de las dos condiciones se ha aclarado el valor diagnóstico predictor de los síntomas o signos asociados a ellas o un gold standard diagnóstico. El rendimiento de las pruebas microbiológicas es de baja sensibilidad en ambos casos y por ello, el diagnóstico se efectúa predominantemente en forma clínica. La emergencia en las últimas dos décadas de cuadros invasores asociados a Streptococcus pyogenes, algunos de ellos manifestados como cuadros de fascitis necrosante, resalta la importancia del diagnóstico diferencial apropiado en estas condiciones.

Este artículo ha sido preparado para facilitar el reconocimiento clínico de estas enfermedades, sus factores de riesgo, las pruebas diagnósticas disponibles y las bases del tratamiento. Se entrega además, información sobre el manejo de los casos recurrentes y el reconocimiento apropiado de las enfermedades invasoras asociadas a S. pyogenes. No se revisa en esta publicación otras formas de infecciones cutáneas tales como el impétigo o las asociadas al pie diabético.

Definiciones, diagnóstico clínico y causas

Los cuadros de erisipela señalan una inflamación infecciosa aguda en placas que afecta la epidermis, asociada generalmente a fiebre, linfangitis, leucocitosis y ocasionalmente adenopatías regionales1,2. El compromiso superficial de la piel explica los límites precisos de esta placa, la que además se presenta con bordes solevantados (Tabla 1). El cuadro es de inicio agudo, con fiebre alta (sobre 38° C) y calofríos, lo que motiva la consulta precoz. Una gran parte de los pacientes con erisipela en las extremidades inferiores presentará además, una puerta de entrada cutánea cercana. El diagnóstico se establece de acuerdo al conjunto de manifestaciones clínicas ya que no se ha definido el valor predictor real de cada uno de los síntomas y signos asociados, en parte debido a la ausencia de un gold standard diagnóstico. La erisipela es una infección aguda asociada a estreptococos, especialmente S. pyogenes y en forma menos frecuente por estreptococos b-hemolíticos de los grupos B, C o G2,3. Debido a que los cuadros de erisipela no se asocian en general a estreptococos resistentes a diferentes antimicrobianos, esta afección puede ser universalmente tratada con penicilina o derivados. Este mismo fenómeno explica también la baja presión clínica para contar con un método de confirmación microbiológica.

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182003000200004

Tratamiento
<<<

Tratamos la erisipela con penicilina G procaína (Farmaproina®) 600.000 UI cada 12 horas durante 3 o 4 días, hasta que el paciente lleve 48 horas afebril. Luego pasamos a amoxicilina oral (Clamoxyl®), 500 mg cada 8 horas, hasta completar 14 días de tratamiento. Alternativamente podemos administrar penicilina V oral 48 horas después de que el paciente esté afebril; o bien iniciar amoxicilina 500 mg cada 8 horas desde el inicio del tratamiento, hasta un total de 14 días.
<<<

Para la celulitis recomendamos cloxaciclina (Orbenin®) 500mg cada 6 horas durante 10 días. Si el paciente presenta un mal estado general o padece alguna enfermedad incapacitante, es preferible administrarla por vía ev, durante 3 o 4 días, hasta conseguir que el paciente esté afebril durante 48 horas, pasando entonces al tratamiento oral. En los pacientes alérgicos a penicilina se puede utilizar la eritromicina (Pantomicina®) 500 mg cada 6 horas durante 10 días o bien el ciprofloxacino (Baycip®) a una dosis de 500 mg cada 12 horas durante 10 días.

http://web.udl.es/usuaris/dermatol/ProtocolosWeb/Infecciones/Infecciones bacterianas/Erisipela.html

http://www.uv.es/~vicalegr/CLindex/Clpiodermitis/erisipierna.htm

CONCEPTO
Inflamación aguda de la dermis y la porción
superior del tejido celular subcutáneo de etiología
infecciosa. La distinción entre erisipela y celulitis
puede ser artificiosa puesto que la erisipela puede
extenderse al tejido celular subcutáneo y la celulitis
puede hacerlo hacia la dermis.
ETIOPATOGENIA
Infección dérmica por estreptococos del grupo
A u otros microorganismos. La infección se produce
a partir de puertas de entrada tales como
erosiones o microheridas de la piel. Los pacientes
diabéticos o con linfedema de las extremidades
son más sensibles a la infección.
DESCRIPCIÓN CLÍNICA
Las lesiones aparecen con mayor frecuencia
en las extremidades inferiores o en la cara. Son
placas eritematosas, calientes, dolorosas, discretamente
induradas y relativamente bien delimitadas,
con un borde de crecimiento palpable que
puede mostrar vesículas y pústulas (Fig. 1). En el
caso de las celulitis el borde es mucho más
impreciso.
En algunos casos se observan recurrencias en la
misma localización inicial.
CLAVES CLÍNICAS DIAGNÓSTICAS
- Placas induradas calientes y dolorosas relativamente
bien delimitadas.
Borde de crecimiento indurado con vesiculación
o incluso ampollas.
- Fiebre.
- Extremidades inferiores y cara.

http://www.esmas.com/salud/enfermedades/infecciosas/592500.html


Enfermedad infecciosa que se manifiesta por erupciones dolorosas en la piel y temperaturas muy elevadas

Enfermedad infecciosa bacteriana aguda, del tipo de la celulitis, ocasionada por el estreptococo beta hemolítico del grupo A. Actualmente se está utilizando el término dermohipodemitis bacteriana para definirla.

Esta bacteria afecta la piel y el tejido celular subcutáneo y cuando la localización es más profunda en al hipodermis, existe la posibilidad de que estén varias bacterias involucradas.

Afecta principalmente a los jóvenes, a personas mayores y a quienes tienen problemas en el sistema inmunológico.

Entre los factores de riesgo o que favorecen la erisipela están: enfermedades cardiovasculares, renales, el alcoholismo, la lepra y la desnutrición.

Es especialmente peligrosa en personas con diabetes y en ancianos, que tienen insuficiencia arterial. También en personas que padecen linfedema, que es un edema provocado por la obstrucción linfática o que tiene problemas circulatorios de las piernas como las várices.
El pie de atleta es muy propicio para la penetración de la bacteria hacia la pierna.

La enfermedad empieza cuando las bacterias ingresan al cuerpo por medio de pequeñas heridas en la piel, lesiones causadas por un fuerte rascado, heridas provocadas por cirugías, dermatitis, úlceras en las piernas o cuanto penetra un cuerpo extraño dejando una lesión en la piel, entre otras causas.

Se manifiesta principalmente por temperatura elevada y la aparición de una mancha rojiza, que en los niños pequeños, puede localizarse en el abdomen y en los adultos es más frecuente en las mejillas, orejas y en las piernas, lugar en el que se presenta con mayor incidencia.

Cuando afecta la cara, se presenta una gran hinchazón que puede extenderse hasta los párpados y por lo regular el foco de infección se localiza al interior de la boca.

Otras áreas afectadas pueden ser la vulva y la vagina en la mujer o el pene en los hombres, ocasionando una fuerte hinchazón y enrojecimiento con dolor intenso.

Con el tratamiento adecuado y oportuno, la enfermedad puede evolucionar en un período de tres semanas, dejando solamente como secuela una pigmentación en la piel.

http://www.esmas.com/salud/enfermedades/infecciosas/592500.html

ERISIPELA

La erisipela (fig. 6.) es una infección de la piel y del tejido celular subcutáneo producida generalmente por inoculación directa del agente causal y menos frecuentemente por diseminación hematógena. La cara y las extremidades inferiores son la localización más frecuente, aunque también puede haber afectación de extremidades superiores, tronco y genitales.

ETIOLOGÍA

El agente causal más frecuente es el Streptococcus pyogenes (estreptococo betahemolítico del grupo A). Se han identificado otras variedades, entre las que destaca el estreptococo del grupo G y con menor frecuencia los grupos B (en erisipelas de la zona genital), C y D, así como Hemophilus influenzae.

CLÍNICA

Tras un período de incubación de 1-4 días, la enfermedad se inicia bruscamente con escalofríos, fiebre y anorexia, pudiendo acompañarse de cefalea y vómitos. Tras unas horas se observa una placa eritematosa, tumefacta, brillante y bien circunscrita con edema acompañante sobre todo en párpados, labios y genitales. La lesión crece progresivamente durante varios días (fig. 6). En ausencia de tratamiento puede desaparecer en 1-3 semanas con pigmentación y descamación, pero las complicaciones son frecuentes, dando lugar a abscesos subcutáneos, glomerulonefritis y sepsis, y pueden tener un curso fatal. Cuando se producen brotes recurrentes de erisipela se debe pensar en la existencia de una obstrucción del drenaje linfático o en la presencia de una puerta de entrada persistente.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se establece por la clínica, la tinción de Gram y el cultivo de muestras, así como por hemocultivos si el paciente está febril. Los títulos séricos de antiestreptolisina O suelen estar elevados.

El diagnóstico diferencial debe hacerse con erupciones faciales inflamatorias pero que cursan sin fiebre, como la dermatitis de contacto aerotransportada y las fotodermatitis. La dermatomiositis y el lupus eritematoso sistémico con afectación facial pueden cursar con fiebre, pero no presentan el inicio agudo con escalofríos propios de la erisipela y los hallazgos inmunológicos establecen con certeza el diagnóstico. Debe diferenciarse de la infección por el virus herpes zóster del nervio trigémino en su fase inicial. Debe establecerse el diagnóstico diferencial con celulitis y gangrenas de causa infecciosa (infección maligna de la cara por estafilococos, fascitis necrotizante, forúnculos, abscesos, noma y mucormicosis).

El tratamiento se hará con penicilina o derivados, por vía intramuscular, endovenosa u oral, dependiendo de la gravedad de la clínica, durante un período comprendido entre 5 y 10 días.

http://www.dfarmacia.com/farma/ctl_servlet?_f=13&idContenido=13151191&idCategoria=1

La erisipela es una enfermedad infectocontagiosa aguda y febril, producida por estreptococos, fundamentalmente Streptococcus pyogenes.

Se caracteriza por una placa eritematosa roja de extensión variable, de bordes bien definidos y que puede causar dolor y prurito. La localización más frecuente es en las piernas, pero puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, como la cara.

La erisipela es una infección bacteriana aguda de la dermis y la hipodermis causada principalmente por estreptococos. Actualmente no existen pruebas de que otras bacterias puedan causar la erisipela típica. El papel de las toxinas estreptocócicas es probablemente de importancia en la patogenia de la enfermedad. Durante 20 años se observó en muchos países un recrudecimiento epidémico, pero los datos se basan principalmente en las series de los hospitales y están, por lo tanto, sujetos a errores de sesgo. En un departamento de Dermatología de un hospital francés se registró un considerable aumento del número de casos: de 5 pacientes diagnosticados en 1978 a 40 en 1990. No existen problemas de resistencia y la penicilina es el tratamiento estándar.

A pesar de que el diagnóstico clínico de erisipela es fácil en su forma típica, en algunos pacientes en quienes la enfermedad es más profunda, éste se dificulta por la apariencia clínica y la posibilidad de que esté involucrada otra bacteria. En Francia, en el año 2000, se llevó a cabo una conferencia de consenso que cubrió todos los aspectos de la enfermedad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Erisipela

Fármacos indicados:

Vídeo:

Visitas: 5278

Galería:

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 
Fármacos de uso dermatológico

Antifúngicos dermatológicosEmolientes y protectoresPreparados para heridas y úlcerasAntipruriginososAntipsoriásicosAntibióticos y quimioterápicos

CorticoesteroidesAntisépticos y desinfectantesApósitos con medicamentosPreparados antiacnéAntitranspirantesAntialopécicosAntiverrugas y CallicidasOtros preparados dermatológicos

Otros Tratamientos dermatológicos

CosméticaCirugía


Últimos Comentarios

togo

Ácido Salicílico / Ácido Láctico

Me aplique sobre la piel sana y me arde muchisimo, esta sumamente sensible el dedo, inflamado y...

Natalia

Metilrosanilinio cloruro (Violeta de Gen

¿Donde es su venta en...

jose manuel

Forúnculo

-hola mi pregunta es la siguiente que farmaco sea en pomada sobres ect es el mejor para una herida...

nathaly

Ácido Salicílico / Ácido Láctico

Si Aplique El Producto en Piel Sana Y No Lo Quite Imediatamente cuales son la concecuencias me...

Juansito

Miconazol

Hola, donde puedo comprar el...

Dermas más visitados

Tratamientos más visitados

Dermas.info