Inicio Volver

Buscador

Enfermedades de la piel

Picor (prurito)Enfermedades cutáneas superficiales Dermatitis / EczemaInflamación de la piel Enfermedades ampollaresÚlceras por presiónTrastornos de la sudación Trastornos de las glándulas sebáceas

Alteraciones capilares Infecciones bacterianas de la piel Infecciones micóticas de la pielInfecciones parasitarias de la pielInfecciones víricas de la piel Radiación solar y lesiones sobre la piel Alteraciones de la pigmentaciónTumores cutáneos benignos Enfermedades del tejido conectivoCánceres de piel
.

Nombre: Herpes zóster

Tipo: Infecciones víricas de la piel

Categoría:

Imagen:

Gráfico:

Información: ¿Qué es?

La culebrilla (herpes zoster) es una infección causada por el mismo virus que causa la varicela (virus de la varicella zoster, perteneciente a la familia de los virus herpes). No puedes desarrollar la culebrilla sin haber padecido previamente, la infección con el virus de la varicela (generalmente en la niñez). La culebrilla puede aparecer en personas que tienen su sistema inmunológico debilitado, las cuales incluyen a aquellas que viven con el VIH y las mayores de 60 años de edad (especialmente, con diabetes, cáncer, u otras enfermedades que pueden bajar las defensas).

Hasta un 95 por ciento de las personas en los Estados Unidos tienen anticuerpos contra el virus de la varicela zoster y muchas desarrollan varicela en algún momento de sus vidas, generalmente en la niñez. Pero a pesar de que las lesiones del zoster se curan, el virus no muere, continúa vivo en las raíces nerviosas cerca de la médula espinal de manera latente o inactiva. Si bien el sistema inmunológico no puede matar al virus por completo, en general puede prevenir que el virus se vuelva a activar por el resto de la vida de la persona infectada. Sin embargo, si el sistema inmunológico se debilita, el virus puede escapar de las raíces nerviosas y activarse. Y en lugar de volver en forma de varicela, aparece la culebrilla.

Cuando aparece la culebrilla, sólo afecta un lado del cuerpo, usualmente tiene el aspecto de una franja, como un cinturón a lo largo de una única línea o filamento nervioso. El sitio donde aparece con más frecuencia es la espalda, en la parte superior del abdomen o en la cara. También puede afectar los ojos y más raramente el oído interno. La culebrilla puede ser muy dolorosa, pero es tratable.

La culebrilla no se puede transmitir a alguien que haya tenido varicela en el pasado o haya sido vacunado para evitar la infección con el virus de la varicella zoster. Alguien que no haya padecido la varicela o que no se haya vacunado, puede desarrollar varicela si toma contacto con un brote de culebrilla.

Aproximadamente, entre el 3 por ciento y el 5 por ciento de las personas infectadas con el virus de la varicela zoster padecerán la culebrilla en algún momento de sus vidas, la mayoría de ellas después de los 50 años de edad . La culebrilla tiene de 15 a 25 veces más probabilidades de ocurrir en las personas VIH positivas, sin importar el recuento de células CD4. En otras palabras, los recuentos de células CD4 no necesitan estar bajos para considerar que se corre riesgo de padecer la culebrilla; ya que puede ocurrir aún cuando el sistema inmunológico parecería estar relativamente saludable. En las personas VIH positivas con un debilitamiento del sistema inmunológico significativo (recuentos de células CD4 por debajo de 50), aumenta el riesgo de desarrollar la infección por el herpes zoster en otras partes del cuerpo, inclusive en la retina (en la parte trasera del ojo). Ésto puede derivar rápidamente en una ceguera.

¿Cuáles son los síntomas de la culebrilla?

Los primeros signos de la culebrilla son fiebre, escalofríos, fatiga, dolor de cabeza y malestar estomacal, lo cual puede confundir a la gente, creyendo que están con una gripe. Estos síntomas habitualmente están acompañados de una sensación de hormigueo, adormecimiento o dolor en un lado del cuerpo o de la cara. Muchas personas describen el dolor como una quemazón, pulsaciones y un dolor punzante, con puntadas agudas e intermitentes de mucho dolor. Algunas personas experimentan una picazón severa o molestias más que un verdadero dolor.

Luego de varios días con estos síntomas, aparece una erupción en forma de franja como un cinturón que se extiende desde la línea media del cuerpo hacia afuera. La erupción aparece como un pequeño grupo de ampollas en forma de uvas, llenas de un líquido claro sobre una piel enrojecida. Dentro de los tres días posteriores a la erupción, las ampollas se tornan amarillas, se secan y se forman costras. Algunas veces, las erupciones de la culebrilla pueden demorar más tiempo en secarse en la personas VIH positivas con un sistema inmunológico severamente debilitado. Aquí se muestra el aspecto que tienen las erupciones de la culebrilla.

Después que la erupción se transforma en costra, podría tomar hasta dos semanas o más, para que la culebrilla se cure completamente, y algunas veces deja cicatrices como hoyuelos.

En el 10 al 25 por ciento de los casos, la culebrilla puede ocurrir en el ojo, lo cual se conoce como culebrilla “oftálmica”. Los síntomas varían desde dolor y enrojecimiento del ojo afectado, hasta la dificultad para ver y espasmos crónicos en el párpado; esto podría conducir a un daño permanente y ceguera. También, raramente, la culebrilla puede diseminarse a los nervios del oído interno, lo que puede conducir a la pérdida de la audición, vértigo y pérdida del equilibrio.

Podrían pasar hasta unas seis semanas hasta que el dolor que causa la culebrilla desaparezca completamente. Algunas veces, la culebrilla podría ocasionar un daño prolongado al nervio, que terminaría en dolor, adormecimiento o sensación de hormigueo durante meses o años, luego de que la erupción se haya curado (esto se llama "neuralgia post herpética").

¿Cómo se diagnostica la culebrilla?

Los síntomas iniciales son parecidos a los de la gripe y pueden confundirse con otras enfermedades. Sin embargo, tan pronto como se desarrolla el sarpullido, la culebrilla se puede diagnosticar con relativa facilidad, dado que el sarpullido es bastante particular. Por lo tanto el doctor podrá decirte qué es, con sólo mirar la erupción, y darte tratamiento inmediatamente. Para asegurarse, o en caso de que tu doctor tenga dudas, él o ella puede tomar una pequeña muestra de la erupción y enviarla a un laboratorio para identificar el virus de la varicella zoster.

¿Cómo se trata la culebrilla?

Tal como ocurre con los otros virus, el de la varicella zoster no tiene cura. Sin embargo, la culebrilla se puede tratar. El tratamiento puede acelerar el tiempo de curación, disminuir el dolor y demorar o prevenir las reactivaciones. La mayoría de las veces se pueden tomar pastillas para tratar la culebrilla. Si la infección es grave o no responde efectivamente a los medicamentos, podría ser necesaria la internación hospitalaria para recibir tratamiento intravenoso (IV).

Existen tres tratamientos disponibles para la culebrilla:
Tratamientos para la culebrilla
Acyclovir (Zovirax):Acyclovir ha sido estudiado y usado por muchos años como tratamiento para la culebrilla, específicamente en las personas con VIH y ha demostrado ser seguro y efectivo. El tratamiento es más efectivo si se comienza dentro de las 48 a 72 horas después de que aparecen los primeros síntomas. Acyclovir intravenoso se usa para tratar los brotes más severos de la culebrilla. La dosis oral utilizada para tratar la culebrilla es de 800 mg cinco veces al día durante siete a diez días (hasta que la erupción haya formado costra). Si tomas dosis menores del medicamento por un período de tiempo más prolongado podría ayudar a prevenir las reactivaciones. Pero generalmente, ésto se recomienda sólo a pacientes que tienen una historia de reactivaciones frecuentes.
Valacyclovir (Valtrex): Valacyclovir es la "pro-droga" de acyclovir. A diferencia de acyclovir, valacyclovir necesita ser procesado (metabolizado) en el cuerpo antes de que su ingrediente activo (acyclovir) pueda comenzar a controlar la enfermedad. Esto permite que se mantenga en el cuerpo mayor cantidad de acyclovir, requiriendo dosis orales (por boca) más bajas del medicamento. Para el tratamiento de la culebrilla, se toman 1,000 mg de valacyclovir tres veces por día, durante siete días o hasta que el sarpullido se haya convertido completamente en una costra. El tratamiento es más efectivo si se comienza dentro de las 48 a 72 horas después de que aparecen los primeros síntomas. Tal como ocurre con acyclovir, valacyclovir raramente causa efectos secundarios. Actualmente, valacyclovir es la forma preferida de acyclovir para usar en el tratamiento de la culebrilla (acyclovir EV sigue siendo la opción preferida para el tratamiento de la culebrilla grave).
Famciclovir (Famvir): Famciclovir es la formulación en pastilla del medicamento en crema tópica llamado penciclovir (Denavir®). La dosis de famciclovir es de 500 mgtres veces al día durante siete días o hasta que la erupción se haya transformado completamente en una costra. El tratamiento es más efectivo si se comienza dentro de las 48 a 72 horas después de que aparecen los primeros síntomas.

Los medicamentos orales para el tratamiento de la culebrilla, funcionan mejor si se comienza a tomarlos dentro de los tres días de la aparición de los síntomas. En consecuencia, si notas quemazón, un dolor punzante, hormigueo o adormecimiento de la piel o por debajo de la piel, en un lado de la cara o del cuerpo, lo mejor es que te contactes con tu proveedor de atención médica.

En algunos casos, la culebrilla no responde a acyclovir, valacyclovir, o famciclovir, probablemente debido al desarrollo de resistencia viral a los medicamentos. Afortunadamente, esto ha ocurrido en sólo unas pocas personas VIH positivas. Debido a que acyclovir es similar a valacyclovir y famciclovir, el simple hecho de cambiar a cualquiera de estos dos medicamentos generalmente no es efectivo. Actualmente, foscarnet (Foscavir) es el tratamiento más común para el zoster resistente a acyclovir. El medicamento se suministra por vía intravenosa (IV), usualmente tres veces al día, a menudo en un medio hospitalario o bajo la estrecha supervisión de una enfermera a domicilio.

Loa analgésicos (calmantes para el dolor) también se pueden usar para tratar el malestar ocasionado por la culebrilla. La mayoría de las veces, los analgésicos no muy fuertes, como Tylenol y Advil ayudan. Los analgésicos muy potentes, incluyendo aquellos que se toman por boca o se aplican directamente sobre la piel (ej: Lidoderm, marca comercial de los parches con lidocaína), también están disponibles y se pueden conseguir con una receta médica. En algunos casos el doctor puede usar un corticosteroide, como por ejemplo prednisona, para aliviar el dolor y posiblemente acelerar el proceso de curación. Sin embargo, no existen datos sobre el uso de medicamentos inmunosupresores como lo es la prednisona para tratar a la culebrilla en personas con el VIH.

Durante un episodio de culebrilla, es importante mantener las llagas y el área alrededor de las mismas lo más secas y limpias posibles. Esto ayudará al proceso de curación natural. Mantener a las úlceras limpias puede prevenir que se infecten con bacterias, lo que algunas veces puede ocurrir. Algunos doctores recomiendan duchas tibias para la limpieza del área afectada. Luego, secar suavemente con una toalla o secar con secador de cabello a temperatura baja o fría. Para prevenir molestias, algunas personas prefieren no usar ropa interior muy ajustada. La mayoría de las cremas y lociones no ayudan y hasta podrían irritar el área.

¿Se puede prevenir la culebrilla?

Existen dos clases de vacunas contra el virus de la varicella-zoster. Una vacuna, llamada Varivax, se recomienda generalmente para los niños y protege contra la infección inicial y la varicela. La otra vacuna, llamada Zostavax, se usa para prevenir que una persona desarrolle culebrilla.

La vacuna Varivax se recomienda para niños VIH positivos que nunca tuvieron varicela, que tienen al menos ocho años de edad, y un recuento de CD4 de al menos 200 células. Si bien no ha habido estudios que analicen la seguridad y efectividad de Varivax en adolescentes y adultos VIH positivos que nunca tuvieron varicela, muchos grupos de expertos la recomiendan para las personas VIH positivas mayores, siempre y cuando su recuento de CD4 sea al menos de 200 células. Si la vacuna termina causando la enfermedad—una posibilidad cuando se usa una vacuna de virus vivo—se recomienda tratamiento con acyclovir.

Zostavax, la vacuna para prevenir la culebrilla en las personas que ya tuvieron varicela, no se recomienda actualmente para los adultos VIH positivos. Esto se debe a que es más potente que Varivax y puede causar efectos secundarios de mayor grado en personas que tengan un sistema inmunológico comprometido, incluyendo un sarpullido grave y enfermedad diseminada. Zostavax no ha sido estudiado en profundidad en personas con un sistema inmunológico comprometido, incluyendo las personas con el VIH. Posiblemente sea mejor que las personas VIH positivas eviten la vacuna, sin importar el grado de compromiso inmunológico que tengan, hasta que se completen los necesarios estudios clínicos.

Hasta el momento, la mejor forma de prevenir la culebrilla es conservar el sistema inmunológico saludable. Esto significa mantener la carga viral baja y las células CD4 elevadas, usando un tratamiento de medicamentos para el VIH; y adoptando un estilo de vida saludable.

Hay algún tratamiento en desarrollo para la culebrila?

Si estás interesado en participar en algún estudio clínico con nuevas terapias para el tratamiento de la culebrilla, existe una página interactiva dirigida disponible para averiguar acerca de los estudios clínicos es AIDSinfo.nih.gov, un sitio dirigido por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (National Institutes of Health). Dichas páginas tienen "especialistas en información sobre la salud", con los que te puedes comunicar llamando al número gratuito 1-800-HIV-0440 (1-800-448-0440).

http://www.aidsmeds.com/articles/culebrilla_6795.shtml

http://www.cun.es/area-salud/enfermedades/de-la-piel/herpes-zoster

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000858.htm

http://dermatosisfrecuentes.blogspot.com.es/2012/03/herpes-zoster.html

http://www.ozonoterapias.com/?p=463#more-463

Protección contra el Herpes Zóster o Culebrilla: recomendaciones del CDC
Publicado por Consuelo Ibáñez Martí el 4 junio, 2008

Recomendaciones del Center for Diseases Control (CDC) sobre el Herpes Zóster ( culebrilla)

En el post anterior cuando hablaba de la Varicela y el Herpes Zóster no me acordaba de que cuando pasaba consulta en tierras extremeñas al Herpes Zóster le llamaban culebrilla.

Por eso ha sido una agradable sorpresa cuando he recibido las recomendaciones del CDC para esta temporada y entre las mismas encuentro este texto que me hace recordar el término culebrilla.

Como las casualidades no existen, puede que sea importante que traslade este artículo aquí.

Así que vamos a hablar de cómo protegerse del Herpes Zóster o culebrilla.

Patogenia:
La mayor parte de las personas toman contacto con el VVZ durante la infancia, aunque no siempre tengan varicela (porque tengan un cuadro subclínico). El sistema inmunológico elimina el virus del organismo, aunque éste permanece latente en los ganglios nerviosos (los ganglios dorsales de la raíz, a la salida de los nervios de la médula espinal). También permanece latente en otros ganglios nerviosos del organismo, como el ganglio de Gasser del trigémino u otros de los pares craneales en la cabeza.

Generalmente, el sistema inmune mantiene el virus inactivo. Cuando se deteriora el virus se reactiva y se replica en las neuronas, y forma nuevos virus que circulan a lo largo del axón hacia el área de piel inervada por ese ganglio (dermatoma). Una vez ahí, el virus puede causar inflamación de la piel con formación de ampollas. El dolor característico del herpes zóster se produce por irritación de fibras sensitivas en el nervio infectado.

Lesión característica del Herpes Zóster

Se han descrito numerosos factores como posibles o probables desencadenantes de la reactivación del VVZ. Todas ellas cursan con una disminución de la capacidad del sistema inmune para continuar manteniendo el virus en estado latente. Entre estos factores se encuentran la edad, el estrés emocional severo, enfermedades graves, inmunosupresión y corticoterapia.

Manifestaciones clínicas:
Picores, hormigueos y dolor que puede llegar a ser extremo, todo ello en la zona del nervio afectado, donde aparecerá la erupción cutánea. Este dolor puede presentar múltiples características, como punzante, urente, picante… y se suele desarrollar en brotes agudos y exacerbaciones.

La fase posterior constituye el desarrollo del característico rash cutáneo. Las lesiones comienzan como manchas eritematosas que pasan a vesículas distribuidas en dermatomas, comúnmente en un patrón que simula un cinturón y sin pasar la línea media del cuerpo. No suelen afectarse más de tres metámeras. Las regiones más comunes son la región media del tórax (desde D3 a L2) y la zona oftálmica de la cara. Las vesículas se van transformando en ampollas llenas de un fluido seroso, son generalmente dolorosas. Ocasionalmente, el contenido de las vesículas puede ser hemorrágico (sanguinolento), y estallar en un plazo de 7 a 10 días. Cuando esto ocurre, resuelven con cicatriz e hiperpigmentación.

Vesículas

Protéjase de la culebrilla (herpes zóster): vacúnese

Se calcula que una de cada tres personas en Estados Unidos contraerá Herpes Zóster (culebrilla) en algún momento de su vida. Esta enfermedad representa un riesgo más elevado para las personas mayores de 60 años. La vacunación es la única manera de reducir el riesgo de contraer culebrilla y los dolores duraderos que puede conllevar.

Complicaciones:

neuralgia postherpética
problemas en la vista (cuando afecta el ojo)
neumonía,
problemas auditivos,
ceguera
inflamación cerebral (encefalitis).
En casos muy poco frecuentes, la culebrilla también puede causar la muerte.


¿Es contagiosa la culebrilla?

Las ampollas son contagiosas por contacto directo (en general en los primeros 7 días), y pueden pasar de una persona a otra. Si el VVZ pasa de una persona con herpes zóster a otra que nunca ha tenido contacto con el virus, el cuadro que le produce es una varicela.

El virus no se contagia a través de la respiración, la tos o el contacto casual. Por ello, la enfermedad sólo es contagiosa en fase ampollosa, y no en las fases prodrómica, cicatricial o post-herpética.

La culebrilla es causada por el virus de la Varicela zóster (VVZ), el mismo que produce la varicela.

El año pasado, cerca de un millón de estadounidenses presentaron esta afección. La enfermedad representa un riesgo más elevado para las personas de edad avanzada; cerca de la mitad de todos los casos de culebrilla ocurren entre hombres y mujeres mayores de 60 años.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de contraer culebrilla?
La vacunación es la única manera de reducir el riesgo de contraer culebrilla y los dolores duraderos que puede conllevar. Los adultos de 60 años o más pueden recibir una dosis única de la vacuna contra la Varicela.

Algunas personas de este grupo de edad deberán esperar para vacunarse, o no ponerse la vacuna, si tienen ciertas afecciones médicas, especialmente un sistema inmunitario débil. Más información (en inglés) Shingles (Herpes Zoster) Vaccine.

Personas que no deberían ponerse esta vacuna:

Personas con alergia a alguno de los componentes de la vacuna tales como gelatina, neomicina, etc

Alteraciones del Sistema inmune como:

HIV AIDS (SIDA) u otras alteraciones del sistema inmune
Tratamiento con medicamentos que afecten al sistema inmune como esteroides,
Tratamiento del cáncer con radiación o quimioterapia
Cáncer de medula ósea, leucemia o linfoma
Tuberculosis activa no tratada
Embarazo o futuro embarazo, las mujeres no deben quedarse embarazadas hasta 3 meses después de haber recibido la vacuna

Para obtener más información sobre la culebrilla y la vacuna contra la culebrilla consulte About the Disease (en inglés).

Información adicional de la vacuna en Prevention of Herpes Zoster: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) (15 May 2008/57(Early Release);1-30) (en inglés).



Esta página fue actualizada el 27 de mayo de 2008

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services – Order #5347Fuente del contenido: Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias (NCIRD)

El contenido es propiedad de: Centro Nacional de Marketing en Salud
El URL de esta página es: www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/Culebrilla/


Consuelo Ibáñez Martí, médico salubrista y epidemiólogo

http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2008/06/04/93741


Introducción......................................................................................

Herpes zoster (también conocido como zóster o culebrilla) es una erupción cutánea dolorosa causada por el virus varicela-zoster (VVZ), el mismo virus que causa la varicela. Este es un virus diferente que el que causa el herpes genital y el herpes labial (herpes simple). Zoster no era conocida por estar asociada con la varicela hasta 1888, y las dos enfermedades fueron ligados a un virus común en el siglo XX.
Cuando una persona está infectada con el VZV y desarrolla la varicela, el virus permanece latente (o inactiva) en las células nerviosas conocidas como los ganglios de la raíz dorsal y craneal sin causar ningún síntoma. En algún momento en el futuro (a menudo muchos años después), el virus puede viajar por un nervio sensorial de la piel, causando la erupción de herpes zoster. En su forma más común, zóster causa ampollas dolorosas limitada o cerca de la zona de la piel asociadas con un solo nervio, generalmente de un solo lado del cuerpo. Aunque la erupción cura generalmente en unas pocas semanas, algunos pacientes siguen experimentando dolor residual en la zona durante meses o años, una condición conocida como neuralgia post-herpética. La mayoría de los pacientes que desarrollan zóster sólo tendrá un solo episodio durante su vida.

¿Quién se zoster?

Noventa y ocho por ciento de los adultos del mundo han estado expuestos al virus de la varicela y por lo tanto corren el riesgo de obtener zoster. De diez a 20 por ciento de las personas que tuvieron varicela eventualmente desarrollar zóster, y alrededor de 500.000 a 1 millón de pacientes por año de desarrollar zóster en los EE.UU..

Reactivación (el retorno del VVZ a la piel que conduce a la erupción) se puede producir de forma espontánea, pero generalmente se piensa que es provocado por una debilidad temporal o permanente en el sistema inmunológico de un paciente. La mayoría de los casos ocurren en pacientes mayores de 50 años de edad o los que tienen un sistema inmunológico comprometido. El riesgo de desarrollar zóster aumenta con la edad y los mayores de 80 tienen cuatro veces más probabilidades de contraer la enfermedad que los años 20-50. Los pacientes con cáncer (especialmente leucemia y linfoma), avanzada por VIH, y los que están siendo tratados con medicamentos que suprimen el sistema inmunitario (como la quimioterapia para el cáncer o medicamentos tomados por pacientes que recibieron transplantes de órganos) están en mayor riesgo de desarrollar zóster . En raras ocasiones, los niños (especialmente los que tuvieron varicela durante su primer año de vida o aquellos con los factores de riesgo adicionales mencionados anteriormente) también pueden desarrollar zóster. Los pacientes no blancos se han notificado a tener un menor riesgo de desarrollar zóster que los caucásicos.


Zoster es contagiosa?

La erupción del zoster no puede ser transmitido de una persona a otra. Sin embargo, el virus varicela-zoster en efecto se puede propagar de una persona con formación de ampollas en la fase de la erupción a otra persona que carece de inmunidad contra el virus (como los bebés que no tienen ni han tenido varicela ni se haya vacunado contra VZV). La persona recién infectada puede desarrollar varicela no (zóster). Una vez que las ampollas de la erupción zoster hayan formado costra, una persona es por lo general ya no es contagiosa.


Los síntomas de Zoster:

La mayoría de los casos de zóster comenzar con un dolor intenso en la zona afectada de la piel que suele durar uno a tres días antes de que aparezca la erupción (aunque puede ser más de una semana). Los pacientes a menudo describen este dolor como tener una sensación de ardor, hormigueo o sensación de latidos, y de la zona puede ser extremadamente sensible al tacto. Este dolor, y la erupción que se indica, suele estar limitado a un área de la piel asociadas con un nervio sensorial única (conocido como un dermatoma) y sus alrededores inmediatos. Cada dermatoma se limita a un solo lado del cuerpo, por lo que los síntomas rara vez cruzan la línea media. Si bien la mayoría de zóster con frecuencia implica el tronco, también puede ocurrir en el cuero cabelludo, cara, cuello, o una extremidad. Ocasionalmente, también puede haber fiebre o dolor de cabeza durante la fase temprana de la enfermedad.

En la mayoría de los casos, una erupción cutánea que consiste en granitos o manchas que rápidamente se desarrolla numerosas ampollas aparece en la zona afectada. Debido a la forma de la mayoría de los dermatomas (área de la piel asociado a un nervio sensorial individual), la erupción es a menudo en la forma de una banda o una banda que sólo afecta a un solo lado del cuerpo. El dolor continúa y puede intensificar durante este período. Nuevas ampollas pueden seguir apareciendo durante unos días. Por lo general, las ampollas se convierten en pústulas blancas y luego formar costras o corteza y comenzar a sanar. El proceso completo suele durar de dos a tres semanas, pero las lesiones activas pueden persistir durante un mes en pacientes de edad avanzada.

En algunos casos atípicos, los pacientes pueden experimentar una erupción zoster en la ausencia de dolor. También es posible que a zóster con dolor que nunca se convierte en una erupción.


Las complicaciones del zoster

Zoster de la cara superior o punta de la nariz puede afectar los ojos (herpes zoster oftálmico). Debido a que existe un riesgo de daño permanente en el ojo, los pacientes con herpes zoster en estas áreas debe ser visto con carácter de urgencia por un oftalmólogo.

Zoster del oído puede provocar el síndrome de Ramsay Hunt, en la que el paciente puede experimentar pérdida de audición, mareo (vértigo), y algunas veces de parálisis facial. En raras ocasiones, este síndrome también puede comprometer la inflamación de los vasos sanguíneos cerebrales que conducen a un accidente cerebrovascular. Los pacientes con síndrome de Ramsay Hunt debe buscar atención médica.

Aunque la mayoría de los casos se limitan a un área limitada de la piel, algunos pacientes (especialmente aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos) pueden desarrollar diseminada (o extendida) Zoster, definida como más de 20 ampollas fuera de la banda de la piel asociadas con un solo nervio. Estos pacientes también pueden desarrollar la participación de los pulmones y sistema nervioso central. Los pacientes con zoster diseminado debe buscar atención médica.

En la mayoría de los pacientes, las zonas afectadas de la piel cicatrizan bien, pero los casos más graves puede llevar a la cicatrización de la piel. El tratamiento temprano con medicamentos antivirales (véase más adelante) pueden reducir la probabilidad de cicatrización. A pesar de la tradición que sugiere que la vitamina E tópicos y antibióticos tópicos son útiles en la prevención de la formación de cicatrices, estos preparados no son mejores que la vaselina común. Además, muchos pacientes desarrollan reacciones alérgicas a estos agentes tópicos.

En alrededor de un tercio de los casos, el dolor de zóster puede prolongarse durante meses o años después de la erupción de las subvenciones. Esta afección, conocida como la neuralgia post-herpética, ocurre en el 20% de los pacientes con herpes zoster y puede causar dolor debilitante. Este dolor crónico puede resultar en una significativa discapacidad y afectan profundamente la calidad de vida del paciente. Algunos pacientes con herpes zoster tienen un mayor riesgo de desarrollar la neuralgia post-herpética, incluidos los pacientes mayores, las personas con sarpullido severo, dolor severo, o diseminada (generalizada) erupción.


¿Cómo se diagnostica zoster?

La mayoría de los casos de zóster son directamente diagnosticados por los médicos, sin más pruebas. Los primeros síntomas de dolor antes de la erupción, sin embargo, se pueden confundir con muchas otras condiciones. En algunos casos, en particular las ampollas de la participación en los órganos genitales, nalgas o inferior de la cara, puede ser difícil de diferenciar de la infección por zoster virus del herpes simple. En estos casos, un raspado de células de la base de una ampolla puede ser sometida a la inmunofluorescencia directa (IFD) de ensayo o de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para determinar si cualquiera de los virus está presente.


¿Cómo se trata la zoster?

Los ataques agudos de zóster suelen tratarse con medicamentos antivirales (aciclovir, famciclovir o valaciclovir). Si el tratamiento con estos agentes se inicia el plazo de 72 horas de la aparición de la erupción, puede reducir la severidad y duración del dolor. Más importante aún, estos fármacos tanto reducir la probabilidad de que un paciente va a desarrollar la neuralgia post-herpética. En los casos graves o complicados de zóster, los pacientes a veces son ingresados en el hospital y se tratan con aciclovir intravenoso.

La adición de corticosteroides (como la prednisona por vía oral) a un régimen antiviral puede reducir ligeramente dolor a corto plazo, pero su uso sigue siendo controvertido. Además de los secundarios graves posibles efectos asociados con los corticosteroides, estos medicamentos no son eficaces para la prevención de la neuralgia post-herpética.

Muchos pacientes con herpes zoster también usan los antiinflamatorios no esteroideos agentes antiinflamatorios para el tratamiento del dolor, y algunos con dolor intenso también requieren el tratamiento con opioides agentes de narcóticos.

Existen varios medicamentos disponibles para el manejo de la neuralgia post-herpética. Los agentes más utilizados son el oral, los antidepresivos tricíclicos (como la nortriptilina), el anticonvulsivante gabapentina y lidocaína tópica (anestésico) parches. La capsaicina tópica es eficaz. Algunos pacientes requieren tratamiento continuo con opioides (narcóticos) agentes para el dolor severo. Algunos datos preliminares sugieren que las inyecciones de toxina botulínica puede ser útil en pacientes que sufren de un grave neuralgia postherpética.
¿Se puede prevenir zoster?

La vacuna contra el herpes zoster, aprobado por la FDA en 2006, está indicado para la prevención de zoster en adultos de 60 años y más. Al reforzar la inmunidad de una persona con el virus zoster, se ha demostrado reducir el riesgo de desarrollar zóster (un 51%) y la neuralgia post-herpética (un 67%), así como reducir la severidad del dolor en los pacientes vacunados que todavía desarrollar zóster. La vacuna contra el zoster no está aprobado para pacientes con problemas inmunológicos o medicamentos inhibidores de inmunidad, o en pacientes que están embarazadas. Algunos sostienen que los pacientes en sus cincuenta años también deben recibir la vacuna, pero los datos sobre los resultados de este grupo no están aún disponibles.

En los EE.UU., la vacunación universal contra la varicela ahora se recomienda para los niños (la vacuna contra la varicela, aprobado por la FDA en 1995, es un producto diferente de la vacuna zóster). Esto puede tener varios efectos impredecibles en el futuro de la epidemiología de herpes zoster. Actualmente no es sabido que muchos de estos niños vacunados eventualmente desarrollar zóster (aunque la incidencia será probablemente menor). Asimismo, la exposición periódica a las personas con varicela se cree para dar un impulso en la inmunidad de otros pacientes a VVZ, lo que reduce sus posibilidades de desarrollar zóster. Por lo tanto, algunos han argumentado que el uso rutinario de la vacuna contra la varicela infantil podría en realidad aumentar la incidencia de zóster en individuos mayores que no reciben la vacuna contra el zoster y ya no recibe este efecto de "refuerzo" de los niños infectados con varicela.

(Nada en este Knol debe interpretarse como consejo médico individual. Los pacientes deben consultar con su propio médico sobre el diagnóstico y el tratamiento de zóster y la neuralgia post-herpética. No todos los medicamentos discutidos son aprobados por la FDA para el tratamiento de herpes zoster, y algunos efectos secundarios y contraindicaciones, no han sido listados.)

http://knol.google.com/k/internet-medical-publishing/herpes-zóster/23lvr9hhdbqmt/69

http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S0325-00752007000400011&script=sci_arttext

http://www.beliefnet.com/healthandhealing/getcontent.aspx?cid=103492

Coloquialmente conocido como culebrilla o culebrina, el herpes zóster es una reactivación del virus de la común enfermedad caracterizada por pequeñas ampollas dolorosas en forma de anillo agrupadas a lo largo de un dermatoma, aunque puede presentarse con o sin manifestaciones cutáneas. Dichas lesiones son el resultado de la inflamación del nervio provocada por el virus, de modo que el herpes zóster es en realidad una neuropatía, que afecta a los nervios periféricos.

La varicela y zóster

El herpes zóster es causado por el virus varicela zóster (VVZ), un virus de la familia de los herpesvirus (herpesviridae); en concreto se clasifica como HHV-3 o virus del herpes humano 3. El VVZ es también el causante de la varicela (chickenpox, payuelas, chinas, viruelas locas, viruela del viento, viruela ovina, viruela del agua, lechina o peste cristal), enfermedad cutánea clásicamente infantil. Por tanto, es necesario haber estado expuesto a la varicela para desarrollar un herpes zóster.

La mayor parte de las personas toman contacto con el VVZ durante la infancia, aunque no siempre sufran la enfermedad a la vista, porque haberse manifestado un cuadro subclínico. En la gran generalidad de los casos, el sistema inmunológico elimina la acción del virus del organismo, aunque éste permanece latente en los ganglios nerviosos.

Normalmente, el sistema inmune mantiene el virus inactivo. Pero, cuando se deteriora o debilita (el sistema inmune), puede ocurrir que el virus se reactive y se replique en las neuronas, formando nuevos virus que circulan a lo largo del axón hacia el área de piel inervada por ese ganglio (dermatoma). Una vez ahí, el virus puede causar inflamación de la piel con formación de ampollas. Precisamente, el dolor característico del herpes zóster se produce por irritación de fibras sensitivas en el nervio infectado.

Latencia y reactivación del virus herpes simplex

El proceso de reactivación del virus herpes simplex es similar al del zóster

La debilitación del sistema inmunológico que puede preceder a ciertas activaciones virales, como el VVZ, llega con determinadas enfermedades, la edad avanzada, ciertos tratamientos clínicos (por ejemplo los oncológicos, de inmunosupresión y corticoterapia), o incluso el stress. También se han registrado casos de exacerbaciones debidas a daños en la piel como pinchazos, rascado o mordeduras en áreas más sensitivas de la piel, como los pezones, orejas y axilas.

Ampollas de la culebrilla (Herpes zóster)Los síntomas del herpes zóster vienen normalmente precedidos por cefaleas, fotosensibilidad, fiebre y malestar general; esto es seguido por picores, hormigueos y dolor que puede llegar a ser extremo, todo ello en la zona del nervio afectado, donde aparecerá la erupción cutánea (1 en "Desarrollo del Herpes"). Este dolor puede presentar múltiples características, como punzante, urente, picante... Y se suele desarrollar en brotes agudos y exacerbaciones. En esta fase, pueden haber problemas diagnósticos con otras patologías, incluyendo infarto de miocardio o cólico renal, según la zona afectada. Algunos pacientes pueden tener estos síntomas y no desarrollar el rash cutáneo, lo que se denomina zoster sine herpete, que puede dificultar el diagnóstico.

La fase posterior constituye el desarrollo del característico rash cutáneo (2 en "Desarrollo del Herpes"). Las lesiones comienzan como manchas eritematosas que pasan a vesículas distribuidas en dermatomas, comúnmente en un patrón que simula un cinturón sin pasar la línea media del cuerpo. Las regiones más comunes son la región media del tórax y la zona oftálmica de la cara, donde puede tener consecuencias sobre la visión. Regularmente las vesículas evolucionan a ampollas llenas de un fluido seroso (3 en "Desarrollo del Herpes"), las cuales son generalmente dolorosas y se acompañan de ansiedad y un cuadro pseudogripal (con fiebre, cansancio y dolor generalizado). Ocasionalmente, el contenido de las vesículas puede ser hemorrágico (sanguinolento), y estallar en un plazo de 7 a 10 días. Cuando esto ocurre, resuelven con cicatriz e hiperpigmentación (4 en "Desarrollo del Herpes").

Desarrollo del herpes zóster

Las ampollas son contagiosas por contacto directo (en general en los primeros 7 días), y pueden pasar de una persona a otra. Si el VVZ pasa de una persona con herpes zóster a otra que nunca ha tenido contacto con el virus, el cuadro que le produce no es la culebrilla, sino una varicela. El virus no se contagia a través de la respiración, la tos o el contacto casual. Por ello, la enfermedad sólo es contagiosa en fase ampollosa, y no en las fases prodrómica (previa), cicatricial o post-herpética (5).

Evolución del herpes zóster

El rash y el dolor normalmente persisten de 3 a 5 semanas. Algunos pacientes desarrollan una condición dolorosa crónica, denominada neuralgia post-herpética, difícil de tratar. Ésta es más frecuente en ancianos, y puede llegar a incapacitar al paciente, dada su severidad. En algunos pacientes, el herpes zóster puede reaccionar de forma subclínica, con dolor en el dermatoma sin signos cutáneos (zoster sine herpete), más complicado y afectando a más nervios que el herpes zóster inicial. Además, en estos casos se puede complicar con neuropatías craneales, polineuropatías, mielitis o meningitis aséptica.

Virus herpes simpleEn el caso del herpes zóster facial, se pueden producir complicaciones tales como parálisis facial, habitualmente temporal, disminución de la audición o encefalitis (en el llamado síndrome de Ramsay-Hunt). El zóster perioftálmico (por afectación de la primera rama del trigémino) requiere atención oftalmológica urgente, pues puede derivar en complicaciones oculares, tales como conjuntivitis mucopurulenta, epiescleritis, queratitis y uveítis anterior. Pueden existir parálisis de los pares craneales III, IV y VI, produciendo afectación del movimiento ocular.

Una complicación potencialmente grave, pero infrecuente, es la insuficiencia respiratoria por parálisis diafragmática, en caso de afectación del nervio vago o X par craneal. Otras complicaciones que se dan sobre todo en individuos inmunodeprimidos son: El herpes zóster necrótico (con úlceras profundas y necróticas, que puede con llevar sobre infección bacteriana); y el herpes zóster generalizado (en el que aparecen múltiples lesiones a distancia de la metámera afectada, con diseminación hematógena).

http://www.tecnologiahechapalabra.com/salud/especialidades/articulo.asp?i=1920

HERPES ZOSTER HERPES ZOSTER OFTALMICO

DESCRIPCION

Es una enfermedad causado por la reactivación del virus de la varicela zoster ( VVZ, herpesvirus ), es morfológicamente idéntico al virus de la varicela pero antigénicamente distinto. El cuadro clínico de la varicela es diferente del herpes zoster (VHZ).


Después de un cuadro de varicela, el virus permanece latente en los ganglios radiculares sensitivos donde llego desde las lesiones cutáneas por migración a través de los nervios sensoriales. Cuando se reactiva, vuelve a la piel a través de los nervios sensoriales y ocasionalmente, a los ojos.

el 15% de todos los herpes zoster afectan la rama oftálmica del trigémino ocasionando el herpes zoster oftálmico. En ocasiones raras, cuando afecta al nervio maxilar o al nasal externo, pueden producirse complicaciones oculares.

la incidencia de herpes zoster oftálmico aumenta con la edad (MAYORES de 60 años). Los signos y síntomas son más graves y de mayor duración en ancianos. mayor riesgo inmunosuprimidos o con deficiencias inmunológicas como, SIDA, 15 veces más frecuente que en la población en general.

La lesión ocular causada por una invasión directa del virus o por difusión desde el ganglio trigémino a través del nervio nasociliar que se ramifica por una lado para innervar la superficie del ojo y las estructuras que lo rodean y por otro la piel de toda la nariz. La aparición de una lesión en la punta de la nariz (*) (signo de Hutchinson) es indicativa del herpes zoster oftálmico

http://clinicadeojosdrjorgetejeda.blogspot.com.es/2009/06/herpes-zoster-herpes-zoster-oftalmico.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Herpes_zóster

Fármacos indicados:

Aciclovir

Vídeo:

Visitas: 8691

Galería:

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 
Fármacos de uso dermatológico

Antifúngicos dermatológicosEmolientes y protectoresPreparados para heridas y úlcerasAntipruriginososAntipsoriásicosAntibióticos y quimioterápicos

CorticoesteroidesAntisépticos y desinfectantesApósitos con medicamentosPreparados antiacnéAntitranspirantesAntialopécicosAntiverrugas y CallicidasOtros preparados dermatológicos

Otros Tratamientos dermatológicos

CosméticaCirugía


Últimos Comentarios

togo

Ácido Salicílico / Ácido Láctico

Me aplique sobre la piel sana y me arde muchisimo, esta sumamente sensible el dedo, inflamado y...

Natalia

Metilrosanilinio cloruro (Violeta de Gen

¿Donde es su venta en...

jose manuel

Forúnculo

-hola mi pregunta es la siguiente que farmaco sea en pomada sobres ect es el mejor para una herida...

nathaly

Ácido Salicílico / Ácido Láctico

Si Aplique El Producto en Piel Sana Y No Lo Quite Imediatamente cuales son la concecuencias me...

Juansito

Miconazol

Hola, donde puedo comprar el...

Dermas más visitados

Tratamientos más visitados

Dermas.info